viernes, 31 de enero de 2014

TORTILLA DE CEBOLLA Y PIMIENTO MORRÓN

A menudo nos quejamos por ahí, en nuestro entorno, en nuestro ambiente, en nuestro 

si quieres ver las fotos un poco más grandes y mejor, pulsa en una de ellas.
facebook, en twitter, en el bar, lo mal que está el Mundo, y pareciera como si nos costara trabajo aportar algo de nuestra cosecha para tratar de arreglarlo, ¿verdad que tengo razón?. 

Yo, si fuera el planeta Tierra y me casara  -aunque sea por lo civil- con algún Astro Rey, pondría mi lista de bodas en un corte inglés muy especial, muy mío, en donde pudiera incluir regalos tal como plantar un árbol, menos minutos en mi ducha diaria, kilos de papel reciclado, kilos de alimentos producidos en mi entorno para ahorrar transporte, kilos de vidrio reciclado, kilómetros caminados en vez de coche,  pilas de mi radio recargables, kilogramos de alimentos sin elaborar, ............. , bueno, todo esto serían los regalos que pediría a los que asistieran a la fiesta, porque a los que no pudieran acompañarme les haría otra lista de regalos muy especiales, tal como "un par de horas de buen royo", día y medio sin enfados, cuatro horas seguidas de cara amable, un par de abracitos de esos que te rompen, cuarto y mitad de amabilidad con los demás, media docena de manos tendidas, una sonrisita cómplice por aquí, una miradita traviesa por allá, ..........sin olvidarme de un bolso y/o mariconera llenos de tolerancia,........., y así hasta completar la larga relación de regalos elegidos por los novios, o sea, la Tierra y el Sol.

Al principio del post quería comentar lo instructivo, educador  y "cultivado" que era, -o sería-,  "arreglar el Mundo" tomando un clarete apoyado en uno de los bocoy's del bar.  Un par de horas o tres, un no se cuantas tazas o vasos de vino, unos cuantos correligionarios y ala, a poner a caldo a todos los estamentos que se preciaran de serlo, a saber y siguiendo siempre este orden: clero, militares, políticos -adictos al régimen y de los otros-, funcionarios, mujeres -todas menos las nuestras, faltaría más-, un poco de toros y un mucho de fútbol y ya estaba solucionado; daba gusto volverte a las tantas para tu casa con la satisfacción del deber cumplido y con la certeza de tu integridad ética, moral, laboral, etc. y es que un par o tres claretes hacen buena a la gente, hasta a mi, o sea, yo mismo. 

Ahora, amigos, todo esto ya no es lo que era, con lo de las nuevas tecnologías el personal está mayormente controlado, y no hay tu tía el decir en casa cuando llegas tarde que es que te quedaste un rato, bien en el taller o bien en la oficina. Porque claro, ahora, hoy en día, cualquier esposa, señora, mujer, compañera, santa, doña o similar que se precie de serlo, conoce de memoria este anuncio que escribo: Blackberry espía 9900 Bold. Teléfono espía Blackberry 9900 Bold. Usted, señora, podrá leer todos los WhatsApp, interceptar llamadas, ver el registro de llamadas y SMS......

Y esto no para, amigos; no hace mucho, mi amiga la cultivada pronosticaba que a continuación del WhatsApp aparecerían las Google glass, o sea, la tele montada en la misma gafa y claro, la gente ya no es lo que era; ahora, desde que el personal tiene a la mismísima ESTEBAN metida ahí, a pie de retina, la ves apoyada en su bocoy, con la mirada perdida dando la impresión como si estuvieran así, como zumbada, sin ganas de hablar con los demás, sin fuerzas para "arreglar el mundo" que es lo que hacía la gente de bien hasta como quien dice un par de telediarios. Ya nadie te pregunta en qué bar paras?  porque esa gente ya no para, ya no fica en los bares. ¿Cuáles son las nefastas consecuencias de este huir de las tascas y bares de siempre? Pues te cuento, aparte el tema cultural que, creo se resentirá de tal forma que retrocederemos hasta sabe Dios cuando, está también el tema de la hombría, 

y esto lo digo por mi, que claro, a falta de tertulias rudas y varoniles, me estoy convirtiendo en un rosado cocinitas. Ayer, sin ir más lejos, me enteré que lo más fashion, lo más cool, es cocinar al mismo tiempo que ves la receta por las Google glass; yo aun no las tengo pero, para entrenar, me coloco un parche tipo pirata y así cocino a un sólo ojo; difícil pero posible; fijaros si no, en esta tortilla de cebolla con pimiento morrón rojo y verde, con la peculiaridad de  que todos sus ingredientes son congelados. Hace mucho que no dedico ningún post al tema de la conservación - congelación de alimentos y, para los hortelanos como yo, es fundamental. Lo de congelar huevos no está muy extendido y yo, la verdad, sólo le dediqué un post en el lejano  mes de marzo del 2011 titulado "QUE SE PUEDE HACER CUANDO TIENES EXCESO DE HUEVOS"
Veamos esa tortilla de congelados:

Aquí tenemos los tres ingredientes básicos, aros de cebolla y pimiento morrón rojo y verde

bueno, también los huevos ya descongelados.

el primer paso es pochar la cebolla

y los pimientos,

sin prisas, y sin olvidarme de la sal;

en un bol bato los huevos y le añado un casi nada de pimienta;

después de escurrir bien todo el aceite, añado al bol la cebolla y el pimiento ya bien pasaditos

mezclando todo el conjunto

y a la sartén, procurando que esté bien caliente,

una vuelta y !listo!

aquí la tenéis, la tortillita para mi solo,


en un plato individual para cumplir una tentación -cuando estés sin compañía-: comer y ver la tele, la de siempre, no la Google glass.
Una vez un paisano rezaba: "Señor, dame fuerza para huir de las tentaciones, !!pero carallo!!, sin prisas, sin correr demasiado"......... (no vaya a ser que logre escapar de todas ellas)

Os diré también, que para completar esta tentación sin huida a tiempo, me tomo una copita de vino navarro, baratito, suave, con una etiqueta cuando menos curiosa, que dice:
"Se hace saber que a partir de mañana y hasta nuevo aviso, ha de venderse en todas las tabernas al precio de cinco maravedis el açumbre de buen vino del Reino de Navarra. Sabido es questos vinos son buenos de dar e tomar, ya sean tintos, blancos o rosados. Y para celebrar la fiesta de nuestro Santo Patrón, que se sirvan con pescado, çeçial e rollos secos guisados, tortillas de cebolla, perdyses, conejos, cordero y otras viandas. Que por todos es bien sabido lo qeste refrán dixe: "Bonum vinum laetificat cor hominis"."   Ya veis, mis años de monaguillo no me sirven para saber suficiente latín y ser capaz de traducir esta frase; tengo que recurrir al de siempre: EL BUEN VINO ALEGRA EL CORAZÓN DEL HOMBRE.  (amén, digo yo)
También trato de encontrar la medida de capacidad "AÇUMBRE" y nada, hasta que cambio la ç por la z, AZUMBRE

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor
y aquí la tenéis, más de dos litros de vino. También localizo a un poeta, Claudio Rodríguez García, que vivió durante casi todo el siglo pasado, y le dedicó -a la azumbre- un largo y buen poema. Ahí van un par de fragmentos :

"!Nunca serenos! !Siempre 
con vino encima! ¿Quién va a aguarlo ahora 
que estamos en el pueblo y lo bebemos 
en paz? Y, sin especies, 
no en el sabor la fuerza, media AZUMBRE
 de vino peleón, doncel o albillo, 
tinto de Toro. Cuánto necesita
mi juventud; mi corazón, qué poco.

----------------------------------------------------

Y antes de que las lluvias del otoño
caigan, oíd: vendimiad todo lo vuestro,
contad conmigo. Ebrios de sequía, 
sea la claridad zaguán del alma.
¿Dónde quedaron mis borracherías?
Ante esta media AZUMBRE, gracias, gracias
una vez más y adiós, adiós por siempre.
No volverá el amigo fiel de entonces."

y, amigos, esto es todo, pero antes de decir adiós, dejar que os de mi consejito, el consabido "por favor, !ríndete! no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos?, pues eso, un abracito"

domingo, 26 de enero de 2014

LA FÁBULA

Está bien esto de las fábulas, esto de que nos cuenten historias cuyos protagonistas suelen ser animales a los que se les atribuyen cualidades humanas como el hablar. A los de mi edad nos educaron intercalando en nuestras vidas  numerosas fábulas con moraleja final que, casi siempre, era bastante más que una sentencia.....

acordaros de la constancia de la tortuga ante la arrogancia de la liebre. Quizás era la fábula que los chavales aprendíamos sin ninguna dificultad porque sabías de antemano que la constancia te daba el triunfo; Miguel, hoy a las nueve en casa, y tu decías: por favor (aun no existía el "porfa") a las diez; no, a las nueve, a las diez, a las diez, a las diez, .......  y claro, no era a las diez, pero sí a las menos cuarto.
De niño, en mis épocas de monaguillo, y después, también ya de jovencito, más de una vez confundí a un hisopo con Esopo; ya veis, tratar de bendecir a algo o a alguien con una fábula de este señor griego
llamado Esopo, parece más una deformación vocacional que profesional, pero es que en los años cincuenta abundaban más las colecciones de cuentos infantiles basadas en estas fábulas que las historias tipo 

los HOLLISTER o también LOS CINCO, ya sabéis, las aventuras de los cuatro primos y el perro Timoteo.
Tremendos mensajes encerraban las fábulas a modo de sentencia final de historia, si no acordaros de la del zorro y el leñador que más o menos decía así:
Una vez, un zorro que huía de los cazadores, se topó con un leñador y le pidió que le indicara un escondite; el leñador le señaló su cabaña y le dijo que entrara en ella. Cuando los cazadores llegaron a la altura del leñador y le preguntaron si no había visto por allí a un zorro,  este, como quería quedar bien con todos, contestó que no, pero al mismo tiempo señaló con su dedo hacia la cabaña. Los cazadores no entendieron lo que el leñador quiso decirles con este gesto del dedo y se alejaron de allí. El zorro, en cuanto vio alejarse a los cazadores, salió de su escondite y, sin decir nada al leñador, se dispuso a marcharse. El leñador llamó al zorro y le reprochó que después de haberle salvado la vida se fuera sin más, sin agradecérselo, sin un gesto de gratitud.


El zorro lo miró y le dijo: Si tus gestos y tus acciones hubieran estado de acuerdo con tus palabras, yo te estaría agradecido de por vida. Y ahí, venía la moraleja: NO NIEGUES CON TUS ACTOS, LO QUE PREGONAS CON TUS PALABRAS.

Fabuloso, derivado de fábula, fue un adjetivo muy en uso antes de la aparición de guay, chachi, dabuten, fetén, guapo (exclusivo de asturianos) genial, fenómeno, de primera, demasiado, ...... y así hasta el infinito. Yo, la verdad, cuando quiero calificar a alguien o algo con un sobresaliente, me gusta sobre todo la palabra "estupendo" porque, a ver, al que ideó la frase esa de "Huye de las tentaciones, pero despacio.........., para que (de vez en cuando) puedan alcanzarte"  tú, cómo lo adjetivarías?. Verdad que es un tipo estupendo?; 


En la fachada de un puf que hace esquina en Argudín Bolivar -antes fuente Luisa- subiendo al final de la calle Juan Canalejo, encontré esta frase que tiene su enjundia y da mucho que pensar a pesar de lo simple y sencilla que es,

y esta otra en la misma fachada, escrita por Eduardo Galeano, periodista y escritor chileno, resume en pocas palabras lo que seremos al final de nuestras vidas: un puñadito de historias fabulosas más o menos personales, unas cuantas huidas de alguna tentación que otra sin llegar a correr lo suficiente (menos mal).
Claro que, y volviendo a la fábula del leñador y el o la zorra, si pretendo vincular el significado de fábula con historias, a veces, me resulta difícil; fijaros si no en esta noticia, fabulosa en su contenido en donde las haya, aparecida días atrás en La Voz de Galicia 

Ya veis, esta gente ladrona, que al principio parece sacada de una fábula, no quería dinero, no, ni botellas de whisky  -por lo de garrafón- ni otros enseres o pertenencias de los-as moradores de esta singular casa -digo singular, porque todavía no encuentro explicación a tanto sanitario sin titulación-; claro que, alguno dirá que este robo es puro fetichismo, pero amigos, os digo que no, que ese robo nada tiene que ver con eso de "tener como objeto de deseo no a una persona, sino a una parte de ella o a un objeto que se le VINCULA". Por favor, el fetiche para que sea tal, tiene que ser cercano, transportable, casi casi que lo puedas llevar como un colgante a modo de camafeo, y yo, la verdad, no veo a nadie, por muy así que esté, con un vidé colgado al cuello. Ni Adamo, en sus años del éxito aquel de "un mechón de su cabello aún conservo para mí, un mechón de su cabello, que por fin encontré, un mechón de su cabello, que desde hoy veneraré" se atrevería a tanto.

Aquí, en esta Galicia fabulosa, mitológica, de meigas, de mouchos, coruxas, sapos e bruxas, esto de los club's, por lo que se ve, está adquiriendo un protagonismo que ni las rebajas de Ikea o de El Corte Ingles, 

y es que yo pensaba que en lo de los increíbles compra tres y paga dos de lo que sea, en lo de las fabulosas ofertas, se había tocado techo y, por lo que se ve, o se lee, todavía estamos a medio camino, 

ahora, solo falta que esta fabulosa oferta cultural la ofrezcan en cualquier salón de "esos" para poder matar el tiempo mientras madán se asea. 

Y, para ir rematando con cosas de fábula, viendo esta foto de la plaza de la que hablábamos antes -Argudín Bolivar- pienso en la fabulosa creatividad de "el individuo" que diseñó este espacio, de fuente centenaria y magnolios a juego, ya que ha sido capaz de hacernos olvidar el encanto de este rincón gracias a la machacona y persistente presencia de la mierda !ENHORABUENA, HOMBRE! (o mujer)

porque, amigos, ni este indómito conductor emergiendo desde las profundidades fabulosas de nuestros mares, aquí, en  el Orzán-Riazor, sería capaz de llamar tanto la atención como la mierda anterior. 
Claro que, ante tantas y tantas fabulosas contradicciones, a los gallegos siempre nos queda un último recurso, 

un último bolardo, para expresar tamaña, o tamaño, lo que sea, lo mismo da, porque, a veces, se toman medidas que son indignantes de lo fabulosas que son.

  y a las pruebas me remito. Es que en esta vida hay, suceden cosas que !MANDA CARALLO!  de verdad lo digo.


Y, ahora si, por último, 
la frase:
DÉJAME SOÑAR EN TUS BRAZOS HASTA EL DÍA EN QUE NO DESPIERTE

mi consejito: 
Por favor, ríndete, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu cuerpo rodeado por uno de mis abracitos? pues eso, un abracito

martes, 21 de enero de 2014

PORCHE - CENADOR

Aunque también podría darle a este post el título de "PALLEIRA" o "ALPENDRE" -que viene a ser un tejadillo o cobertizo, en donde uno de sus lados mayores asienta en una pared y el otro en pilares-.

Aquí, en nuestra Galicia, "a palleira" era, es, abrigo de paja, leña, aperos de labranza, el carro, maquinaria agrícola, ...... etc. Bueno, también es la casa del famoso "CAN DE PALLEIRO", perro autóctono de Galicia muy parecido al Pastor Alemán y, dicen de él, que es un perro muy inteligente, con un carácter fuerte y reservado ¿parecido al de sus amos gallegos?
También, de niño, a veces, el alpendre fue pesadilla en el aprendizaje de vocabulario junto a jersey y buhardilla, ya sabéis: jarsey, guhardilla y alprende. 
Ahora, recién jubilado, lo que os cuento fue un trabajillo del verano del año 2010 que hizo que me sintiera tremendamente orgulloso. 
Hago una puntualización, y es que cuando empecé con esto del porche, aun no había nacido el blog "El sexagenario", y es por eso que las fotos que hice no cubren todo el proceso de construcción como yo quisiera.

Antes de seguir, amigo bloguero, te quiero avisar que este post es un poco largo, ya que he insertado algo más de cien fotos. Es mi intención que estas explicaciones tengan alguna utilidad, por eso, no me importa el haberme extendido un poco con texto y fotos.

Veréis:
Mi casa está perfectamente orientada al sur y, enfrente de ella, a unos metros estaba esta solera a modo de solana, con pavimento de losa de pizarra que utilizaba para poner en verano un cenador de lona; esta solera, al construir el porche, su parte abierta está orientada al Norte.

pulsando en una de las fotos se ven un poco más grandes y mejor
Un buen día, y con el casi beneplácito de Marisol, me puse manos a la obra. La superficie inicial era de 6 metros de largo por 3,5 de ancho. Como se ve en las fotos, le añadí un metro más de ancho a cada lado, por lo que se quedó en un rectángulo de 8 x 3,50 metros, o sea, 28 metros cuadrados más los 7 metros de los tejadillos laterales. 

Para ello, tuve que talar dos tullas del cierre, una a cada lado, y una robusta rama de un conjunto de palmeras.

Además, en esa época, coincidió con el arreglo del tejado de la casa, así que encontré lugar para aprovechar los escombros

como encachado de esas ampliaciones laterales.

Mi mayor preocupación y problema fue solucionar el cómo sujetar los pilares de madera a la solera. Por más que hurgué en libros y en Internet, poco encontré al respecto, así que busqué un sistema que fuera seguro y también asequible a mis medios y herramientas.
Se me ocurrió un forma barata y sencilla; me explico:

preparé unas chapas de 2 mm de espesor, galvanizadas, cuadradas, con lados un par de milímetros menos que los lados de los pilares de madera; 

a todas (16 unidades, dos por pilar) les hice un taladro central de 13 mm de diámetro
y a la mitad, 8 unidades, cuatro taladros de 4 mm como se ve en la foto. 
  

después de medir concienzudamente y escuadrar midiendo las diagonales, marco los lugares exactos en donde hago unos taladros con broca videa para alojar tojinos metálicos de métrica 12,

preparo varillas roscadas de 12 mm que impregno de grasa tipo Molikote

y, a modo de "arandela" aprieto con la varilla roscada y una tuerca, las chapas contra el pavimento. 

Las chapas son de 14,5 x 14,5 cm. lo que da una superficie de 210 centímetros cuadrados de apoyo.

Ahora "toca" preparar los pilares de madera; hago un taladro con profundidad suficiente -15 cm aprox.- en el centro del pilar con broca de 12,5 mm de diámetro


impregno bien toda la superficie de la base del pilar, con grasa Molikote

centro la chapa al pilar utilizando, a modo de eje, una varilla y la atornillo con cuatro tornillos

igualmente, impregno la chapa con la grasa Molikote,

y, ya veis, sólo resta tratar de que la varilla acierte con el taladro de la chapa para introducirla en su sitio definitivo 

En esta foto se aprecia el como queda el pilar elevado sobre el suelo

y creo que con este esquemita que hice en Power point se ve perfectamente el sistema que utilicé. Las funciones de las tuercas son distintas: la inferior aprieta la chapa contra la solera haciendo que la superficie de contacto sea la totalidad de la chapa, repartiendo todo el peso sobre esos 210 centímetros cuadrados, y la tuerca superior, la que aprieta la chapa contra el pilar, la utilicé para nivelar "al milímetro" en altura todos los pilares subiéndola o bajándola, ya veis, todo el "quiosco" sobre ocho "tornillitos" de nada. Y yo me pregunté alguna vez que otra si estos  8 tornillos de 12 milímetros de diámetro soportarían con "dignidad" todo el peso del porche, y  os digo que me tomé la molestia de pesar una teja, (35 tejas/m2) buscar el peso del m2 de uralita, cubicar la madera y enterarme de la densidad,...... y la suma no pasaba mucho de tres toneladas que, dividiendo entre los ocho pilares sale a unos cuatrocientos kilogramos, y claro, sin contar con las nevadas que aquí no las hay y pesan lo suyo. Esos casi 400 kilogramos si los divides entre los 210 centímetros cuadrados de las chapas de apoyo de los pilares, no llega a los dos kilogramos por centímetro cuadrado. Vuelvo a repetir que aquí, en este rincón del Noroeste a nivel del mar, no se recuerdan nevadas de más de 1 centímetro de espesor. Con el viento no conté porque, la verdad, no sabría calcular la incidencia de velocidades superiores a los 150 kilómetros / hora sobre la construcción, que se dan un par de veces al año.
Todo esto en cuanto sujeción vertical, 

porque para los movimientos horizontales, preparé unos angulares de 40 x 40 (más tarde corté uno de sus lados )

que embutí en una pequeña zapata

y así quedó, antes de atornillar con tirafondos, el angular con el pilar;

en esta foto ya están los ocho pilares de pie.

para aplomar los pilares de la parte de atrás del porche, los que van al lado de la tapia, coloqué estos angulares, uno por pilar 

que, como se ve, se pueden mover en los dos sentidos del plomo: izquierda-derecha y adelante-atrás

y otro, a la altura exacta en el pilar

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven un poco más grandes y mejor
y así quedaron, perfectamente alineados por el cordón de la parte inferior y aplomados por la sujeción de la parte superior.

Ahora explico un poco lo de la madera.
Los pilares y las vigas las compré cortadas a la medida; cuatro pilares delanteros de 180x15x15; otros cuatro traseros de 235x15x15, dos vigas de 840x15x15 y cuatro trozos para "capiteles" delanteros de 45x15x15, todo ello en centímetros; la madera es de pino-abeto y el precio fue de 500 €; cubicando estas medidas nos da 292.500 cm3, o sea, 0,292 metros cúbicos. El precio del metro cúbico sería de 1.715 €, claro que la madera la suministran cortada y cepillada.
No tengo la factura de las nueve viguetas de 375x15x10 centímetros que costaron 260 € con la particularidad que ya le habían dado forma "pecho paloma" en una de sus cabezas.

para el techo usé madera machihembrada de pino rojo de 22 milímetros de espesor por 11,5 centímetros de ancho y 4,2 metros de largo,, la que se usa para tarima, que costó 504 €  los 34,7 metros cuadrados y, por último, los listones de 3x4 centímetros para elevar y sujetar las placas onduladas, uralitas, y así dejar espacio para las planchas de aislamiento. Estos listones costaron 60 €. La suma  de toda la madera sería (con transporte incluido):

Pilares y vigas                       500 €
Viguetas                                260 €  
Madera machihembrada       504 €
Listones                                  60 €

                 Total                 1.324 € 


los pilares, aunque vienen cepillados, hay que lijarlos en profundidad para darles un tacto suave. Además, las aristas las achaflané a partir de 30 centímetros de los extremos.

para barnizarlos les atornillé unos tirafondos largos a modo de ejes para poder girarlos, sin olvidarse de poner un tirante entre los dos caballetes para mantenerlos en su sitio, que no se separen. El "barniz" que utilice es un lasur. Realmente, el lasur no es un barniz, es una protección que  no forma capa, por lo tanto los poros de la madera "respiran" y permiten una regulación de la humedad. El que utilicé es de una firma gallega con garantía, de La Coruña, TEAIS, y su nombre circula a nivel internacional.  También no me pude resistir a la tradición del gas-oil como protector de la madera, ya que lo apliqué a la tarima del techo por su parte exterior y a las escuadras de los tejadillos laterales, como veremos después. 

las vigas trasera y delantera del porche, de algo más de ocho metros, las preparé en el mismo sitio en donde las descargó el camión que las transportó.

tuve que emplearme a fondo, sobre todo con la lijadora de banda.

Bueno, me olvidaba hablar de los "capiteles"; como veis, los preparé y monté provisionalmente antes de barnizarlos. Al principio, tenía pensado el darles forma de "pecho paloma" pero me pareció que resultaría un poco sobrecargado y acabé dándole cortes en chaflán a 45º

¿Cómo sujeté todos los elementos unos a otros?, sencillo, primero un taladro con broca de paleta de 22 milímetros de diámetro, suficiente para alojar la cabeza del tornillo y también que quepa la llave de vaso; la profundidad es la adecuada para que quede retranqueada la cabeza del tornillo;


y, seguidamente, tornillos rosca madera de 10 ó 15 centímetros de largo con cabeza cuadrada o hexagonal

así quedan.

Y aquí están los ocho pilares montados, bien nivelados y aplomados.

 Llega la hora de las vigas, las de más de ocho metros de largo. Entre cinco personas es coser y cantar


el transportarlas y subirlas 

en esta foto se aprecia el como arriostré los pilares de los extremos mientras no los hacía firme con las vigas. También se ve como levantan un poco de la solera. 

Vamos con la siguiente viga, !todos a una!

 !! arriba !!

y ahora, montadas las dos vigas longitudinales, es el momento de preparar las viguetas, nueve en total;

los cortes "pecho paloma" en una de las puntas, los hicieron en el aserradero a  3 € por unidad, pero así tienes la garantía de que todos son iguales.


Después de haber hecho varias simulaciones con unos puntales de las mismas medidas que las viguetas, decido montarlas a media madera con las vigas.


"Reparto" cuidadosamente las nueve viguetas y, para hacer los cortes de los encajes de las viguetas en las dos vigas,  utilizo unas pletinas atornilladas a modo de guías;

hago los cortes con una sierra circular de mano;

en esta foto se ve que las guías están separadas de los cortes ya que hay que tener en cuenta  las medidas de "la mesa" de la circular;

a continuación, hago múltiples pasadas con la sierra circular 

y, ahora, solo resta acabar el corte con un formón. No tengo fotos de los cortes que hice en las viguetas pero utilicé el mismo sistema que en las vigas. 

Aquí, en estas fotos, se ve el conjunto de todo el esqueleto;

Es estupendo el no haber tenido ningún fallo importante.

Detalle de las nueve viguetas con el corte "pecho paloma" y perfectamente alineadas

en esta foto se aprecia el corte a media madera, tanto en la viga como en la vigueta.

Acabado el esqueleto, empiezo con los tabiques de cierre con ladrillo de 6; recurro a un albañil, mi amigo Lolo, ya que trabajos de esta envergadura se salen de "mis posibles"

a medida que suben los tabiques, aprovecho para colocar las canalizaciones de las tomas de corriente y puntos de luz en las paredes.

y este es el aspecto de las paredes ya enlucidas
(las tejas viejas ahí almacenadas, veréis más tarde que tendrán utilidad)

prolongo la solera un metro a cada lado del porche


 porque "rondan en mi mente" unos tejadillos laterales

también preparo la solera del camino de acceso al porche.

y aquí está, todo preparado para empezar con la cubierta.

Como ya dije anteriormente, uso tablas machihembradas de 4,20 metros de largo, 11 centímetros de ancho y 22 milímetros de espesor

y son de pino rojo. Hay madera para cubrir paredes y falsos techos mucho mas barata y ya barnizada, llamada "friso", que no utilicé por dos razones: una, por la separación de las viguetas, ya que el friso al ser de 10 milímetros de espesor, tendrían que ir más juntas -ahora están a 90 centímetros unas de las otras-, y la segunda razón, es por el aspecto final de una madera y de la otra, creo que no tienen comparación como se puede apreciar en las fotos.

Siguiendo la tradición de culminación de obra en altura sin accidentes, hago ondear la Bandera Española y coloco una rama de laurel también en todo lo alto. 

Barnizo las tablas machihembradas antes de montarlas en la cubierta.
también cierro con madera los entrepaños de las vigas

que desmonto para barnizar y montarlas, ya definitivamente, después de las tres manos correspondientes. Completados todos estos trabajos previos, empiezo con la madera de la cubierta.

como amenazaba lluvia, cubrí todo el porche con dos lonas que fui retirando a medida que colocaba la madera machihembrada. La sujeción es a base de tornillos rosca madera con cabeza de estrella, uno por cada tabla y vigueta.


Para conseguir un encaje perfecto del machihembrado, utilizo unos sargentos que apoyan en unos tacos atornillados provisionalmente y cambiándolos de lugar a medida que voy avanzando. Aclaro que el color de algunas tablas es a causa de haberlas puesto debajo de otras a las que les estaba aplicando barniz a pistola.

Y esto es el resultado final visto desde el interior del porche, no esta mál ¿eh?

Para rematar y dar continuidad al tabique de cierre trasero del porche, preparo un encofrado para fundir una viga de hormigón de 20 centímetros de ancho por 10 de profundidad

a medio llenar le coloco un mallazo para darle consistencia al hormigón

y así queda.

para evitar cables a la vista en el porche, instalo una manguera de 4 hilos -dos fases+neutro+tierra- de 1,5 mm2 para los puntos de luz en techo

a continuación coloco los rastreles y el aislamiento a base de planchas de poliestireno  alta densidad de 3 centímetros de espesor. A los rastreles les doy una separación de 60 centímetros que es el ancho de las planchas.

No hice fotos de la colocación de las planchas onduladas de fibrocemento -Uralita-; necesité ayuda para subirlas y colocarlas. La teja la coloqué yo tras haber aprendido como se hace cuando reformé el tejado de mi casa;

Cuatro puntos de cemento cola en las tejas de canal y tres puntos en las superiores. Para los canales utilicé tejas recuperadas del tejado reformado de mi casa como comenté anteriormente; no se nota porque las tapan casi por completo las superiores;

y así queda, orgulloso que estoy


con un trozo de uralita marco las ondas en una tabla y a continuación recorto con una sierra de calar

y este es el resultado final del tejado.

Recurro otra vez al albañil para colocar el suelo,
primero lo nivelamos con una capa de cemento pobre

a continuación coloca las baldosas -antideslizantes-

y lo rematamos con un zócalo de pizarra a juego con la baldosa.

Y, por último, os cuento como hice los tejadillos laterales. Tienen una doble función, por un lado rompen la uniformidad del porche y por otro es un lugar estupendo para guardar cosas de jardín y verano: sillas y tumbonas de plástico, sombrillas, etc.


Como ya comenté antes, todo esto del porche lo hice un año antes de editar el blog y, es por eso, por lo que en algunos aspectos tengo escasez de fotos.

como veis, le di la misma forma de "pecho paloma" que a las viguetas de su hermano mayor el porche. La madera de este espesor la corta bien cualquier sierra de calar con hoja larga.

comentar también que  a la madera que utilizo en exterior, habitualmente le doy un baño en gas-oil. Hago una bandeja soporte de madera a la medida de lo que quiero tratar, cubro la bandeja con un plástico y ya está, gas-oil al canto.

las uniones, además de hacerles caja y encolar, las atornillé con tirafondos de cabeza hexagonal


y aquí tenéis una escuadra montada

 detalle de la fresa que le pasé por las aristas de la base

cuatro para cada lateral, ocho en total

el montaje es sencillo, me explico

no olvidar que pulsando en la foto, se ven más grandes y mejor
como se ve en la foto, la parte superior de las escuadras no son iguales. La caída del tejado hace que la de la derecha sea más corta que la anterior, en resumen, cuatro largos distintos para cuatro escuadras. La sujeción la hice con varilla roscada de métrica 12, pasante a la vigueta del porche, y un tirafondos con tojino en la parte inferior de cada escuadra.

tuve la precaución de pintar las paredes antes de montar las escuadras. De esta forma no hubo posibilidad de chapuzar;


también, antes de colocar la uralita y teja, monto un ojo de buey en cada lateral

y para terminar, la uralita -placa ondulada de fibrocemento-

y la teja.

Incluyo la hoja de gastos que hice por si es de interés

Amigos, esto es todo, después de esas más de cien fotos espero que se vea con claridad meridiana todos los pasos que seguí para rematar con "relativo éxito" esta palleira, alpendre, porche, cenador, ......  y, como dijo nuestro ÁLVARO CUNQUEIRO

"LOUBADO SEÑA DEUS, QUE ME PERMITIU FACERME HOME NESTE GRANDE REINO QUE CHAMAMOS GALICIA"

Alabado sea Dios, que permitió que me hiciera hombre en este gran reino que llamamos Galicia.

Hoy, con más derecho adquirido que nunca, te puedo decir y te digo: Por favor, ríndete, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos?, pues eso, un abracito.