domingo, 23 de noviembre de 2014

MERLUZA RELLENA DE GULAS Y GAMBAS

A estas alturas ya he perdido la esperanza de aprender a distinguir entre ración y porción en esto de la comida diaria de cada uno, y está claro que es un aspecto que tendría que estar regulado tanto o más que el "sistema métrico decimal", es más, las mesas de los comedores en los restaurantes y en nuestras propias casas, deberían pesar de forma automática los platos que nos vamos a comer. 

Otra solución sería que las sillas fueran sillas-báscula y así poder "estar pesados" desde antes de empezar a comer hasta después de terminar, claro que no valdría hacer trampas yendo al baño ni demás; de este modo podríamos controlar lo que dicen que nos dan y lo que comemos de verdad.

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor

Volviendo al lío de las raciones y porciones, imaginaros que fueran la misma cosa y nos atuviéramos a los consejos de esta pirámide en donde solo hablan de las primeras, las raciones, y sumáramos todas y cada una de ellas que recomienda comer en un día.

cortesía del Dpto. de Nutrición. Facultad de Farmacia Universidad Complutense de Madrid

Vistos los pesos de esta tabla, es evidente que los de la pirámide se refieren a porciones y/o piezas como es el caso de la fruta.


Cuento todo esto a raíz de haber leído esta noticia aparecida días atrás en el diario La Voz de Galicia, que dice que cada español consumimos una media de 26 kilogramos de pescado en nuestras CASAS; subrayo lo de casa porque a estos kilos habrá que sumarle las sardiñadas del verano, las raciones de pulpo en la Pulpeira de Melide, los calamares a la romana del Copacabana, ......
Si dividimos los 30,3 kilogramos que nos atribuyen a los gallegos entre los 180 - 200 gramos por ración -que es lo que deben pesar según la tabla anterior- nos da entre 150 y 170 raciones año que no está nada mal como ejemplo de alimentación sana y adecuada. También le atribuye a esos 30,3 kilogramos de pescado un valor de compra de 198,9 euros que viene a ser 6,5 euros de media por kilogramo de pescado o marisco consumido en casa; si también dividimos estos 198,9 euros entre las 150 raciones, nos da algo más de un euro por ración

siguiendo con la noticia, vemos que los jubilados nos llevamos la palma en esto del consumo de pescado ¿será porque andamos mal del estómago y tenemos que alimentarnos a base de cosas ligeritas?.

De todas las formas, 26 kilogramos por español multiplicado por los 45 millones que somos nos da la friolera de algo mas de un millón de toneladas, o sea, 1.170.000.000 -mil ciento setenta millones de kilogramos de pescado- que ya hay que lanzar veces el anzuelo a ver si pican.....

Bueno, pues para hacer boca y no desmerecer de las estadísticas, os cuento como me fue con la receta de MERLUZA RELLENA DE GULAS Y GAMBAS.

Empiezo con los precios: incluyo el total del peso de la merluza -dos piezas-, 3,3 kilogramos, pero hay que descontar el peso de las cabezas -400 gramos-; las gambas,  también a su peso -600 gramos- hay que descontar 80 gramos de agua al descongelarlas. En total sumaría algo más de cinco kilogramos, que redondeando, serían alrededor de 500 gramos por plato en total. 

como es habitual, compro el pescado en la pescadería  Tenreiro de Santa Cruz, Oleiros

no falla en calidad y precios

por eso siempre tiene una clientela fiel....;

hoy las merluzas son del tamaño adecuado para que quepan en la bandeja del horno de casa; el peso ideal ronda el kilo y medio o quizás un poco más; el precio está a 13,8 euros el kilogramo;

compré dos con un peso total -incluidas las cabezas- de 3,3 kilogramos; las prepararon en la pescadería y me las llevé para casa, ya limpias, abiertas y sin espinas, en una caja de poliespán, que es el mejor transporte, no se doblan, no llevan golpes como si fueran en una bolsa y se mantienen frías. 

Ya en mi casa, para manipularlas las coloqué sobre un film transparente y de este modo, no manchar ni dejar olores por ahí; 
como primer paso las salpimenté ligeramente. 

Empiezo rehogando con calma una cebolla grande cortada en aros gruesos,

a continuación añado los pimientos rojos

las gambas y las gulas las he retirado previamente del congelador

para que se descongelen y así poder eliminar el agua, sobre todo de las gambas. 

llegado el momento, las preparo como si fueran al ajillo pero sin cayena (no me atreví con ella)

luego le añadí las gulas, una vuelta y ya están

distribuyo una mitad en cada merluza

que como se ve, es más que suficiente; 

para cerrarlas uso palillos distribuidos en dos filas; 

los de la parte interior son los que sujetan de verdad la merluza, y los del borde evitaron que se saliera el relleno

mientras preparé las merluzas, freí patatas cortadas en rodajas un poco gruesas

me hubiera gustado hacer todo esto en una fuente de barro pero como se ve, todavía esta del horno resulta un poco justa de tamaño

menuda, esto sí que está bien rehogado, ya me lo comía así !!

lo distribuyo bien en la bandeja

y ya solo resta añadirle un buen vaso de vino albariño

pues dicen "los manuales" que la calidad del vino influye en el resultado final -por mucho que se evapore el alcohol-

veinte minutos aprox. al horno a 180 ºC -calor arriba y abajo- son suficientes 

para este espectacular resultado;

para trasladar la merluza a las fuentes sin que se abrieran o algo así, utilicé dos espátulas; les saqué los palillos ya en las fuentes, antes de cortarlas

como dije antes, en su punto !!de verdad!!

para cortarlas utilicé un cuchillo de buen filo; no se deshicieron ni se abrieron; de cada merluza hice 5 porciones que vienen siendo alrededor de 300 gramos de pescado por cada una de ellas


y aquí lo tenéis, un plato de fiesta, !de domingo!

..... y decía el pescador: "Señor, haz que pesque un pez tan grande, tan grande que no tenga necesidad de mentir"....

Y nada más, amigo, solo resta decirte que debes rendirte, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos? pues eso, un abracito.

QUE MI MADUREZ O EXPERIENCIA NO ME CONVIERTA EN UN INSOPORTABLE Y PATÉTICO  SABELOTODO

lunes, 17 de noviembre de 2014

¿DORmir.....? ¿no dorMIR....?

......lo cierto es que a estas edades algunas noticias dejan a uno con mal cuerpo, de verdad; y es que estos periodistas no valoran las consecuencias que pueden acarrear  titulares como el aparecido días atrás en diversos medios de comunicación. Yo, por mi edad, fui educado en un ambiente un poco como "reserva espiritual de occidente" años cincuenta, y otro poco como un "macho ibérico" años sesenta, que dicho más suave sería un latin lover o un agazapado pero siempre al acecho DON JUAN. 
Menos mal que allá por los años ochenta apareció Gonzalo Torrente Ballester, que con su novela "Crónicas del Rey Pasmado" nos abrió los ojos de par en par a más de uno, incluido yo, al explicarnos lo fácil, corriente y hasta normal, que era eso de los gatillazos, oye, que incluso los reyes como el susodicho protagonista de la novela

Felipe IV, tuvo uno en el momento más inoportuno, bueno, eso si, después de haber cumplido como un eso, un latín lover, "una o más veces". Es curioso como las autoridades eclesiásticas de la época -siglo XVII- no se ponían de acuerdo en que si un gatillazo era un pecado mortal como si hubieras consumado, o era simplemente un pecadillo de esos, sin entidad, un pecado venial de los que te mandaban al Purgatorio

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor
En La Divina Comedia de Dante, se describe perfectamente como penaban temporalmente los condenados por esos pecadillos basados en los 7 Capitales. El de la lujuria era el más jodido ya que ardías en un gran incendio, sobre todo si durante tu vida habías pecado de insatisfecho; pero vamos a ver, 
imagen con la cara pixelada  para preservar el anomimato

¿y a la que le duele casi siempre la cabeza? ¿para ellas no hay sitio en el Purgatorio?.
Después de leer con detenimiento las penas de los 7, el más asequible es el de la gula, que como se ve, sólo te hacían pasar un poquito de hambre. Y el más chuli es el de la soberbia; 
imagen también con la cara pixelada por eso del anonimato

a los soberbios, Dante los condena en su Purgatorio a que se arrastrasen con un montón de piedras a sus espaldas, y les estaba muy bien ya que era -y es- imperdonable eso de sentirnos altivos, arrogantes, vanidosos.....

Pero bueno, amigos, y ¿cuál es esa noticia que altera a los sexagenarios como yo?

Aquí la tenéis, apreciados lectores: Un estudio revela que muchas mujeres prefieren dormir antes que tener sexo; a mi, si he de ser sincero, lo de un estudio sin firma ni ningún dato que indique de donde viene, no me ofrece muchas garantías, pero claro, la gravedad y trascendencia de informaciones de este calado no creo que se den así como así, sin contrastar como es debido su veracidad.  No creo que estas encuestas se hagan a mano alzada en cualquier reunión de la comunidad de vecinos antes de votar una derrama o aumento de cuota o, que en cualquier puesto de venta de carne o similar, te pregunten de paso que haces la compra: Mari, ¿cómo quieres los filetes? ¿finitos?, oye, y a propósito, que prefieres, ¿dormir o un buen quiqui?. 
Y tu, querido seguidor de "El Sexagenario", te preguntarás en qué afecta a mi proceder o comportamiento eso de que ellas prefieran dormir, y yo te digo que si este notición hubiera llegado a mis conocimientos en los principios de los tiempos, en mis años mozos, o sea, hace exactamente la friolera de más-menos cincuenta años, seguro que los procedimientos de acercamiento a mis amigas las chicas, serían otros. Por ejemplo, tienes una novia de poco tiempo y llega su santo, o San Valentín, o cualquier fiesta patrocinada por los centros comerciales, y ¿qué le regalas? pues unos bombones, flores, un libro, ....... pero a qué no se te ocurre entrar en una tienda de colchones y comprarle una funda de almohada?,
o la misma almohada?
Yo, de siempre, no soy mucho de llamar a mi "señora" eso de cariño, cielo o similar pero está claro que sabiendo ahora, gracias a estas noticias, cuales son sus preferencias, yo llegaría a su lado el día de su cumple y le diría: felicidades cari -o chata, o mi vida-, y le daría como regalo el primer año una funda como dije antes, pero a medida que nuestra relación fuera cumpliendo trienios, aumentaría el tamaño y valor de los regalos: Una funda para el colchón, un colchoncito de esos que tienen memoria -pero no se chivan-, una cama articulada, una mesita de noche con orinal incluido, ......ya veis, regalos que tuvieran relación con la noche y los sueños y, os lo aseguro, visto lo visto, hubiera arrasado.
Claro que si ese acertar en los regalos trajera consigo un mayor acercamiento  y, por consiguiente, más derecho a roce, no se, no se, si valdría la pena

no olvidar que pulsando en la foto se ve más grande y mejor
por que ya lo veis, 10 segundos besando a nuestra cari, o cielo, o lo que proceda en cada caso, supone el traspaso de 80 millones de bichos, o sea que ni el internet ese de la banda ancha tiene más velocidad transfiriendo datos en forma de animalitos pequeños.
Y yo sin enterarme de tanto bicho yendo de un lugar a otro, o de boca en boca (boca a boca diríamos) y hasta me daba asquito el chiste aquel que circulaba de saliba a saliba -porque todavía no había ni televisión- que decía: estaba una pareja besándose y le dice ella: cariño, ¿me pasaste el chicle? y responde él: no, cielo, es que estoy acatarrado.
!!País!!, -antes España-
Por eso, amigo seguidor de este blog, es mejor darse abracitos en vez de besos, o sea, por favor, sigue mis consejo de siempre y no esperes más: ríndete de una vez, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos?, pues eso, un abracito.

LOS QUE SUEÑAN, Y LOS QUE ESTÁN SOÑANDO, NO ESTÁN DESPIERTOS EN LA MISMA MEDIDA  Jostein Gaarder, escritor noruego, profesor de literatura en BERGEN

sábado, 8 de noviembre de 2014

HUEVOS CON GUISANTES Y JAMÓN

".......no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, DUELOS Y QUEBRANTOS los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres cuartas partes de su hacienda......" 
Ya veis, amigos, esto sí es empezar una novela de forma explícita, primeras líneas y ya nos enumera para toda la semana el menú de Don Alonso Quijano, alias "EL QUIJOTE". 


La olla con algo más de vaca que de carnero nos insinúa que Don Quijote era un hidalgo de escasos posibles, o sea, un caballero venido a menos, ya que la vaca era considerada como carne inferior;


Con los restos de la olla del mediodía se hacía el salpicón aderezándolo con vinagre, aceite, ajos, pimienta, sal y especias al gusto. 
Aquí, en Galicia, decimos "palomar, capilla y ciprés, pazo es" como sinónimo de casa bien, de familia de posibles, así que el palomino de los domingos era como darle cierto sentido de lujo a los días santos -llamados ahora  días festivos- en el que se podían comer carnes selectas. 

.......quienes hubieran adquirido la Bula de la Santa Cruzada y su indulto de carnes, solo tenían la 'obligación de observar vigilia todos los viernes de Cuaresma, guardar ayuno el miércoles de ceniza y ayunar con abstinencia el Viernes Santo. Podían así tomar huevos´, .........
Las lentejas pobres, viudas, escasas de acompañamiento, dicen los estudiosos de Cervantes que se podían comer en las vísperas, ya que los viernes era día de ayuno.
¿Y los duelos y quebrantos?, esos mismos "estudiosos" no se ponen de acuerdo en cuáles eran sus ingredientes. En una anotación de Francisco Rico que hace en su edición del Quijote dice: "los duelos y quebrantos eran un plato que no rompía la abstinencia de carnes selectas que en el reino de Castilla se observaba los sábados, podría tratarse de "huevos con tocino". Lo que no se sabía era el motivo de tan extraña expresión, que no describe lo que ese plato sea, sino que expresa la desestima que tenía por él quien tuvo la ocurrencia de llamarlo así" para concluir unas líneas después que "desde el punto de vista de cristiano nuevo, comer tocino era motivo de "duelos y quebrantos". Es decir, duelos y quebrantos era un plato con el que se podía "quebrantar" el precepto eclesiástico de ayuno y abstinencia que se podía guardar los sábados en los reinos de Castilla allá por los años "milquinientosymucho" o "milseiscientosyalgo".
Según otros estudiosos, el plato servía para que en su ofrecimiento se descubriera a judaizantes o falsos conversos. Aquellos a quienes su religión prohibía comer carne de cerdo o de res y lo hacían para proteger su condición emboscados " quebraban sus leyes"
Hay quienes creen que quebrantos se refiere en este caso más bien a los "huesos quebrantados" del animal, ya que no se comía la carne, sino solamente los menudillos o los sesos.
En resumen, tanto el origen del nombre cómo los ingredientes de este plato, fueron y serán discutidos. Mientras unos afirman que se trata de huevos con tocino y acaso jamón o chorizo, otros lo acompañan de sesos de cordero. También no hay acuerdo sobre si los huevos iban en forma de revuelto o simplemente fritos.

Yo, por mi parte, os aseguro que mi plato es capaz de QUEBRANTAR cualquier voluntad por muy férrea que sea; veamos:

Guisantes, tacos de jamón, huevo, manteca de cerdo y sal son los ingredientes

y estos son los precios; ¿barato?

comienzo hirviendo los guisantes, diez minutos a fuego medio

pongo un poco de manteca de cerdo a derretir en una sartén

añado los tacos de jamón 

cuando el jamón esté un poco hecho incorporo los guisantes escurridos; mezclo bien y los dejo que se "se conozcan y convivan aunque sea maritalmente" en la sartén durante un rato

y, por fin, ahí va un huevo -o dos si es "mucha la hambre"- y

lo rompo al estilo "revuelto"

y aquí está, amigos, como os decía, un quebrantador irresistible, de los de antes, de los que confunden  a la gente como confundía la noche a nuestro entrañable Dinio (el cubano)...

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor

......."limpias pues sus armas, puesto nombre a su rocín y confirmándose a sí mismo, se dio a entender que no le faltaba otra cosa sino buscar una dama de quien enamorarse, porque el caballero andante sin amores era árbol sin hojas y sin fruto, y cuerpo sin alma. Decíase él: Si yo por malos de mis pecados, o por mi buena suerte, me encuentro por ahí con algún gigante, como de ordinario les acontece a los caballeros andantes, y le derribo de un encuentro, o le parto por la mitad del cuerpo, o finalmente le venzo y le rindo, ¿no será bien tener a quien enviarle presentado, y que entre y se hinque de rodillas ante mi dulce señora, y le diga con voz humilde y rendido: "Yo, señora, soy el gigante Caraculiambro, señor de la ínsula malindriana, a quien venció en singular batalla el jamás como se debe alabado caballero Don Quijote de la Mancha, el cual me mandó que me presentase ante vuestra merced y  le ofreciese por veinte maravedís el menú del día compuesto de dos primeros y dos segundos a elegir, postre o café, y para que vuestra grandeza disponga de mí a su talante.........  y buscándole nombre que no desdijese mucho del suyo, y que tirase y se encaminase al de princesa y gran señora, vino a llamarla DULCINEA DEL TOBOSO porque era natural del Toboso de donde eran muy nombrados sus duelos y quebrantos a base de guisantes con jamón y huevos......."

pincha en la foto para leer mejor

.....y a ti, querida y apreciada persona humana seguidora de este blog, de pronto se te llenaron los ojos de lágrimas y yo, con voz cariñosa, te susurré al oído: -¿Por qué lloras si todo lo que escribo en este blog es de mentira?. Y tú respondiste: -Lo sé, amigo sexagenario, pero lo que yo siento es de verdad.