domingo, 25 de septiembre de 2011

FIDEUA (con espinazo de pollo)


Seguro que los que tenéis más de cuarenta años os acordáis de este rollo de película. La famosa super 8 que duraba apenas tres o cuatro minutos y te costaba una pasta la película y otra pasta el revelado.


En este montón se guarda parte de mi historia, la de mi familia y la de algunos amigos de allá a principios de los años setenta. Hay películas que todavía no vi pues el proyector se estropeó hace bastantes años y ahora este sistema está fuera de circulación. Años atrás empezaron a pasarlas a DVD pero siempre hablaban de unos precios que no veas. Precisamente, la semana pasada, mis amigos Mila y Lito encontraron a un especialista con precios más que razonables. Estuvimos hablando de estos precios, si compensaría pasarlas dada la poca calidad, etc. pero las noticias de ciertos descubrimientos científicos de estos días me dicen que no va a ser necesario visionarlas para vivir el pasado. Estos descubrimientos dicen que Einsten estaba "relativamente" equivocado con su famosa teoría de la relatividad, valga la redundancia, y que ahora vamos a poder viajar más rápido que la luz !!JESÚS!!. Que han descubierto unos "neutrinos" que es que van como locos. Por más que avisa la D.G.T. que cuidadito con los límites de velocidad, que si son causa de no se que por ciento de accidentes, pues nada, a correr. A mi, la verdad, eso de los neutrinos me suena a algo así como a un anuncio de detergente que lava más blanco o algo parecido. Pero por si las moscas vamos a enterarnos un poco del asunto
Este dibujito de Wikipedia y la siguiente explicación que dice:
Reproducción de un cono de luz, en el que se representan dos dimensiones espaciales y una temporal (eje de ordenadas). El observador se sitúa en el origen, mientras que el futuro y el pasado absolutos vienen representados por las partes inferior y superior del eje temporal. El plano correspondiente a t = 0 se denomina plano de simultaneidad o hipersuperficie de presente. Los sucesos situados dentro de los conos están vinculados al observador por intervalos temporales. Los que se sitúan fuera, por intervalos espaciales.
Leyendo esto hizo que comprendiera de repente la susodicha teoría y no lo que pensaba del significado de lo relativo y lo absoluto. A veces lo relativo es absoluto, si no, mira, por ejemplo: hay días en que la humedad relativa es tanta que es absoluta. Bueno, pues que con esto de la velocidad de la luz que ya no es lo que era, y vamos a ir mucho más rápido, tanto para atrás como para el futuro, voy y le digo al chofer del vehículo ese tan rápido que está por venir: llévame al pasado, por ejemplo, al quiosco que había en la acera del cine Monelos, en el año 60, que quiero ver y comer el pan de higo, o las barras de regaliz que te ponían roja la boca como si fueras Drácula en pleno ejercicio de sus quehaceres. O mejor, comprar en la pastelería que había enfrente del teatro Rosalía Castro, un Chantilly para hacerle fotos y traerlas a la actualidad y dar envidia a todo el mundo joven. Los de ahora no entienden que los pasteles de antes, comías pocos, pero cuando te tocaba uno es que te indigestabas, el chantilly se comía casi con cuchara sopera. Por cierto, estos días tuve oportunidad de leer algo sobre la alimentación española en tiempos de la posguerra, en los años cuarenta y cincuenta. El arte y la imaginación que tuvieron que desarrollar las familias para acallar los estómagos, sobre todo los de los niños, y los niños de las ciudades de forma más acusada que los del rural. De todos es conocido que a los de La Coruña se nos identificaba llamándonos cascarilleiros porque con  las cáscaras del cacao se hacía un sucedáneo, mejor simulacro, de café. ¿ Y el pollo? En la mayoría de las casas, en la mía desde luego, era menú de fiesta, de Navidad. Estoy hablando de los años que tengo recuerdos, memoria, finales de los cincuenta y sesenta. Ya me gustaría tener fotos de aquellos platos y, mientras no viajemos a través del tiempo para verlos, vivirlos y comerlos, os cuento, mejor enseño un plato, cuya receta  debe de proceder de aquellos años en que se aprovechaba todo y que en mi casa, Marisol,  deja que lo coma yo de pascuas en viernes, no más de una vez cada seis meses. Es el del título de este post, FIDEOS CON POLLO, con la carcasa, espinazo, de pollo. Bien es verdad que es un espinazo de pollo de corral con lo que ello implica, un montón de grasa pringosa que impregna los fideos hasta el infinito. No creo que con uno de granja fuera igual. Ni tampoco con otras partes del pollo se lograría el mismo resultado.


En el post "EL COMPLEJO ERÓTICO"  publicado el  28 de marzo del 2011  se ve el tipo de carne, como el de esta foto, que produce un pollo de corral de más de ocho meses y de cinco kilogramos y la grasa está en proporción, casi, casi como los capones de Vilalba en Lugo. En los lomos del espinazo es en donde se acumula mucha de esa grasa que le da a la pasta, a los fideos,  ese sabor tan acusado y tan "peculiar". Es la hora de volver a los años 60 con este plato y con un pollo de los de antes.

troceamos el espinazo

picamos y doramos unos dientes de ajo y le añadimos un poco de perejil

doramos los trozos de espinazo por ambos lados

salpimentamos al gusto

le añadimos un par de tomates troceados

si queremos, le podemos añadir un pelín de orégano

un baso de vino blanco y dejamos que cueza un poco para que reduzca

a continuación le añadimos un poco de agua

y sin más, añadimos la pasta. Mejor fideos con "agujerito" para que se llenen bien de la salsita

por último, espolvoreamos un poco de queso rayado

y a cocer el tiempo que normalmente viene indicado en el paquete de pasta

y a reposar unos minutos y no te quiero contar como están los fideos

Por favor, las personas de cierta edad como yo no comer este plato más de un par de veces al año. !!aviso!!  sale barriga.

La frase:
MEJOR ES PRECAVER LO VENIDERO QUE DISPUTAR SOBRE EL PASADO (Séneca)

y esta otra:
MUCHAS VECES, AL HOMBRE LE CUESTA MÁS TRABAJO DIGERIR LA COMIDA QUE CONSEGUIRLA  (H.G. Bohn ) 


Un abracito



No hay comentarios:

Publicar un comentario