viernes, 10 de abril de 2015

RISOTTO CON CALABAZA, CHAMPIÑONES Y JAMÓN SERRANO

¿Era su vida como un cajón de armario lleno de frustraciones? A veces, no se, a veces daba la sensación de que no estaba en la realidad de este mundo y pareciera como si quisiera emular a un tal Don Quijote. 

De echo, presumía que últimamente su libro de cabecera  era la obra maestra del género, el Amadís de Gaula, y había llegado a él gracias al Ingenioso Hidalgo, que no se cansaba de repetir su nombre. Era tal el deseo de llegar a hablar como los caballeros de la época, que hasta hizo indagaciones en las escuelas de idiomas más próximas para ver si impartían cursos que enseñaran a expresarse de tal guisa: 
"-Señora, bien veo yo que según la demasiada pasión que aquel tirano amor en vos ha  puesto, que no ha dejado de vuestro juicio lugar donde consejo ni razón aposentados ser puedan, y por esto, siguiendo yo, no a lo que vuestro servicio debo, mas a la voluntad y obediencia, haré aquello que mandáis, por la vía más honesta que de mi poca discreción y mucha gana de os servir pudieren. Entonces partiéndose de ella se fue contra......."

Por otro lado, estaba convencido que volverían a estar de moda las ahora demodé salas de fiestas y, por esa razón, ya había asistido a clases de baile -eso si, baile agarrado-. Más de una vez le venían a la mente aquellas pistas de baile no muy iluminadas, con su orquesta habitual y lo que se llamaba entonces "vocalista" y/o "animador". 
Y es que claro, en su cabeza rondaba con cierta frecuencia la idea de que en sus años pos-púber no se había aplicado a fondo, de que había perdido el tiempo de forma lastimosa y, por eso, se repetía que ahora, entrando en lo que se le dio por llamar "mi segunda juventud", no le iba a coger desprevenido. Se decía a si mismo que su no despreciable acumulación de años remaba a su favor, .....

 
Veréis, este aspirante a caballero había sido "despedido" en infinidad de ocasiones (años ha, eso si)  y una noche si y otra también soñaba con la mítica canción de los Tamara y Pucho Boedo recitando machaconamente aquello de "SI TE VAS DE MI POR OTRO QUERER......."

...."Pues amiga, señora -dijo él-, dígoos que en fuerte hora yo miré la gran hermosura de Maripepa vuestra señora, que atormentado de cuitas y congojas soy hasta en punto de la muerte, en la cual si algún remedio no hallo, no se me podrá excusar...."

Y en llegando a esta encrucijada, nuestro buen hombre a punto de entrar en la susodicha segunda oportunidad, por lo que se ve, ya tenía identificadas dos patas del taburete: la primera consistiría, como ya se vió, en emplear un lenguaje propio de los antaños, una forma de hablar que hoy cualquiera la calificaría de vintage; estaba convencido de que si adornaba su verborrea con un toque al estilo de "PERDÓNEME VUESTRA MERCED, pero este caballero DANZANTE....desearía....."  ¿Veis, amigos?, estaba seguro que este vocabulario le reportaría más satisfacciones que el manido estudias o trabajas?

La segunda pata, como ya queda dicho, sería la vuelta a las salas de fiesta, aquellas en donde la estrategia empleada por el caballero en el proceso de acercamiento era de vital importancia: todo consistía en un "saber estar" acodado en la barra y, desde allí, lanzar dardos visuales a diestro y siniestro para ver si.....  

!Dios mío! este pobre maduro se olvidaba de un eslabón importante y que no había ejercitado en sus años mozos; os cuento: parece ser que su brazo izquierdo, no se sabe bien si por exceso o por defecto de ejercicio, apenas tenía fuerza, y es que carecía de masa muscular suficiente como para atraer hacia si a nadie

Por eso, amigos, ya había encontrado la tercera pata del taburete: apuntarse a un gimnasio y contratar a un personal trainer, o sea, un entraîneur personnel, para que le ayudara a tonificar ese brazo izquierdo, miembro fundamental en eso de la danza versión lenta.

"Eso os otorgo yo -dijo la doncella-, que ni os preguntaré en daño suyo, ni vos tendríais razón de que me lo decís, mas lo que yo quiero saber es que me digáis cuál es la doncella que vuestro señor ama de extremado amor........"

Y en esto dijo el Ingenioso Hidalgo: 
".....y aunque se deja entender que no podían pasar sin comer y sin hacer todos los otros menesteres naturales, porque en efecto eran hombres como nosotros -los caballeros- has de entender también que, andando lo más del tiempo de su vida por las florestas y despoblados, y sin cocinero, que su más ordinaria comida sería de viandas rústicas, tales como tu ahora me ofreces........"

algún risotto los domingos......
Mira Sancho, es una oportunidad de oro la que se nos presenta para aprovechar el caldo del salpicón de vaca con cebolla y unas manos cocidas de ternera algo entrada en días, y hacer un buen RISOTTO, le decía el Caballero andante montado en su Rocinante....a su escudero que hacía lo propio sobre los lomos arqueados de su Rucio

calabaza en dados, cebolla, ajo, guisantes y champiñones son los ingredientes plus important, o sea, más importantes

los champiñones son marrones, variedad castaña 

sofrío el ajo y la cebolla

añado los champiñones laminados

con calma, removiéndolos bien

a continuación los dados de calabaza

todo ello, como ya dije, sin prisas

¿veis como todo va transfiriendo colores y sabores?

ahora toca el turno a los guisantes

todo esto es como un ritual protocolario....

ahora, dorada la calabaza y el resto de los compañeros de viaje, toca el turno al arroz

El arroz arborio es un arroz blanco y redondo que es considerado como uno de los arroces más finos, ya que puede absorber una gran cantidad de líquido de cocción sin ablandarse demasiado. 

Dicen los entendidos que sí queremos un arroz más sabroso y algo más entero, rehógalo en el sofrito y añade luego el caldo caliente. También, para que el arroz quede suelto y en su punto, debemos mantener el fuego fuerte durante los 5 ó 7 primeros minutos, reduciendo a continuación el fuego a moderado hasta finalizar la cocción. 
Sin embargo, cuando hacemos arroces secos el reposo es imprescindible, para ello tapamos el arroz con un paño ligeramente humedecido, durante 5 minutos antes de servir.

pues lo dicho, rehogo bien el arroz antes de 

empezar a añadir el caldo de pollo. Como se ve, el caldo lo hice en una olla rápida con una carcasa de pollo y, caliente, lo pongo al lado para añadirlo cómodamente.

He leído por ahí que también este risotto de calabaza está muy bueno con caldo de verduras; habrá que probarlo

Y  aquí está, en su punto, listo para añadir abundante queso, bien Parmesano, bien Padano, que quizás me gusta más. El queso le da, además del sabor, ese toque cremoso a la vista ......

Grana es el nombre genérico que reciben todos los quesos italianos de pasta muy dura y granulosa. Este queso es originario del valle del Po. Se elabora en toda la región, -27 provincias con derecho a elaborar esta denominación de origen- y es bastante menos conocido que el Parmesano. Son quesos de gran tamaño -entre 25 y 40 kilogramos- y solo admite el corte cuando todavía es joven. Cuando madura se endurece y se rompe al cortarlo y su color amarillo oscuro se intensifica.

Como complemento del plato, y para contrastar un poco los sabores, añado unas lonchas de jamón al plato de arroz. Es jamón Torre de Niñez, cerdos raza Duroc. Me gusta por su grasa entreverada, curación de catorce meses y, además, es de Lugo.
La raza Duroc no es muy conocida pero, parece ser, está presente en muchos de los embutidos y jamones que consumimos de forma habitual, incluso el productos con denominación de origen como los jamones de Teruel, de Huelva o de Guijuelo.  

Y aquí tenemos el resultado, un arroz sabroso y rico, rico, pero también en honor a la verdad, como todos los risottos.

Ya sólo me falta que alguien me enseña a montar bien los platos y mejorar la fotografía ¿verdad?

Nada, amigos, esto llega, no sin hora, a su fin. Pero antes, déjame que te diga: por favor, ríndete, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos?, pues eso, un abracito.

¿ME PREGUNTAS POR QUÉ COMPRO ARROZ Y FLORES? COMPRO ARROZ PARA VIVIR Y FLORES PARA TENER ALGO POR LO QUE VIVIR. (Confucio)

No hay comentarios:

Publicar un comentario