lunes, 10 de junio de 2013

CREMA DE LECHUGA

Le atribuyen propiedades desde tiempos lejanos y nos cuentan los dietistas que es una fuente importante de vitamina C y A (caroteno: potenciador de vitamina A, del sistema inmunológico y antioxidante). Dicen los estudios del ramo, que el jugo de las hojas frescas bebido por la noche es muy eficaz contra el insomnio y también estimula el intestino perezoso. 


En cuanto al tema de la belleza no te quiero contar; dicen que si preparas con la pulpa, siempre de hojas frescas, una mascarilla, es hidratante y muy útil para combatir las arrugas. El "efecto cosmético" se logra también incluyendo abundante lechuga en la dieta. Pero cuidado con esta abundancia ya que los antiguos, especialmente los egipcios, las ofrecían como ofrenda a los dioses de la cosa esa de la lívido, y efectivamente, consumida con moderación tiene efectos afrodisíacos, lo contrario si la consumes en exceso, o sea,  que tiene propiedades ansiolíticas y que te puedes quedar "sobao en el medio del acto", así que ojito en no confundir el uso con el abuso.

Lo del abuso, según ya decía el romano Plinio, provoca efectos anafrodisíacos que viene a ser eso de "apaciguar el apetito sexual" y digo yo, a qué vendría en tiempos de la mili lo del bromuro?. A ver soldado Cañizares, no me deje en el plato ni una hoja de lechuga de la ensalada que le veo muy nervioso; pero mi primera, porfa, entienda usted que hoy es jueves y este finde voy de permiso. ¿Veis?, este diálogo hubiera sido el lógico y hasta bonito, allá por los años sesenta y setenta, si los cabos furrieles de cuchara y/o cucharón  estuvieran al loro en esto de la Roma clásica, vamos, que fueran seguidores de la doctrina naturista de Plinio.
Leyendo las propiedades medicinales de la lechuga, son tantas, que me viene a la memoria aquel médico ( q.e.p.d) de la empresa en la que trabajé: si te dolía la cabeza, tómate un veganín; te torcías un pie, veganín; para la resaca, veganín; te venías abajo, o sea, un bajón síquico, veganín; dolor de oídos, veganín;.........y si no lo creéis, pincha el enlace http://www.botanical-online.com/medicinalslactucasativa.htm y es que para más inri, sirve también (la lechuga), como desodorante natural; si te huelen o cantan tanto los pies como las axilas, el jugo de una lechuga aplicado después del baño es un estupendo y natural desodorante.

Acordaros de aquella imagen del simpático seleccionador nacional, si hubiera llevado cosidas a la camisa un par de lechugas tipo aisberg, o sea, iceberg, la vasca española aficionada al fútbol no hubiera pasado el mal trago aquel; y menos mal que aun no formábamos parte de la cosa europea, menudo bochorno.
Creo que hoy me está pasando lo de siempre, lo habitual en mi, que no concreto, no incido en el tema motivo de este post: La crema de lechuga, pues eso, vamos a élla, pero antes me gustaría saber el porque los purés o cremas de verduras tienen ese poder saciante, esa sensación de estómago lleno de sólidos que las hace, a las cremas, estupendas para no pasarte de cantidad de comida en las cenas......

solo tengo en la huerta (de momento) lechugas de la variedad "hoja de roble"

elijo dos (550 gramos en total)

un puerro, una cebolla mediana, dientes de ajo al gusto, medio litro de caldo de pollo, un tetra pack de nata (200 ml.) y unas hojitas de hierbabuena

deshojo las lechugas y las lavo detenidamente; si es necesario se deja unos minutos en agua con vinagre. Estas, al estar cultivadas en plástico no tienen grandes problemas en cuestión de "bichos". Otro capítulo importante es el agua de riego que se utiliza durante el cultivo. Si son aguas "sucias" pueden tener trazas de fecales con el peligro que eso implica. Si hay dudas, nada, chorro abundante de vinagricina

un par o tres cucharadas de aceite de oliva

corto en trozos pequeños el puerro; la razón es que no suelo pasar por el pasapurés los purés después de triturarlos con el brazo y siempre queda algún hilito o alguna piel de tomate, por eso, cuanto más pequeños, mejor;

los sofrío con la


cebolla, con calma, sin prisas


añado los dientes de ajo cortados en láminas y espero a que se doren

es el momento de añadir las hojas de lechuga (las troceé un poco)

y sofreírlas un poco, y que se impregnen del aceite con todo el sabor a ajo, cebolla,.....

añado el caldo de pollo

y unas hojitas de hierbabuena. En esto hay que tener mucho cuidado en no pasarse, ya que aportan gran cantidad de su sabor característico, diría que se parece a la menta. La mitad de estas hojitas es más que suficiente.

La sal correspondiente y pimienta al gusto y a cocer un poco (15 minutos aprox.)

Le añado nata

dejo que cueza un nada

y a triturar bien con el brazo

lo suficiente para que no haya que usar el pasapurés.

Corto en dados una tira de bacón (100 gramos para dos es suficiente)

los paso un poco en la sartén

y !!voici!! o sea !!vuala!! rico de verdad. (sobre todo para los enamorados de los purés como es mi caso) por eso, por favor, no pasarse con la hierbabuena.

La frase:
VIDA CON FRUTA Y VERDURA PERDURA
o esta otra
SOLO QUIEN HA COMIDO AJO PUEDE DARNOS UNA PALABRA DE ALIENTO

Y, por último, mi consejo: ríndete, por favor, no tienes escapatoria, ¿no sientes que estas rodeado por uno de mis abracitos? pues eso, un abracito





No hay comentarios:

Publicar un comentario