martes, 6 de noviembre de 2018

CEBOLLAS RELLENAS DE ATÚN


Aun bien no había acabado la suculenta olla de "conejo de la Zapateira con habas pochas de Lourenzá" del post anterior, el ventero invitó a tan ilustre caballero, Don Quijote de la Mancha, y a su escudero, el entrañable Sancho Panza, a dar una ronda por el imponente castillo de San Antón, y así poder admirar las extraordinarias vistas a toda la bahía coruñesa. 


Aunque hay otra versión, ¿verdadera?  de la histórica visita a la venta del castillo que dice:
"Acabose la buena comida, ensillaron y luego y, sin que les sucediese cosa digna de contar, llegaron otro día a la venta espanto y asombro de Sancho Panza; y aunque él quisiera no entrar en ella, no lo pudo huir. La ventera, ventero, su hija y Maritornes, que vieron venir a don Quijote y a Sancho, les salieron a recebir con muestras de alegría, y él las recibió con grabe continente y aplauso, y díjoles que le aderezasen otro mejor lecho que la vez pasada", y que le mostrasen el excusado si es que lo hubiere....


Aquí tenéis no uno, si no dos excusados discretos y abrigados, tanto, que en un futuro serán llamados "aseos" y/o baños" dada su categoría y modernidad. Fijaros, distinguidos visitantes, el sistema de evacuación que a partir de ahora, principios del siglo XVII, 

será común su instalación; asomaros y podréis contemplar cuan de verdad es lo que os digo, pues tanto las aguas mayores como las menores, caen directamente al mar..... También desde aquí se ve la majestuosidad del matacán, aunque los zafios y poco caballeros le dicen garita...

que no es vuestro caso, y dado vuestro aspecto de caballero ilustrado seguro que sabréis describir, en general, las características de este tipo de cañón pero, a más a más, permitirme que os de algunos detalles: Esta pieza de artillería la denominamos cañón de 12 libras ya que dispara bolas de hierro fundido de 12 libras (5,43 Kg) Es usada ampliamente por la mayoría de las grandes potencias navales, de defensa, de asedio y de campaña. El peso aproximado del cañón es de 3.250 libras, o sea, 1.470 kg., la cureña pesa, incluidas las ruedas, 600 libras, 275 kg; la longitud es de 8 pies, o sea, 2,40 metros y el diámetro del ánima de de 0,4 pies, 0,12 metros. 
La dotación para este cañón de 12 libras, tanto en tierra como en el mar, es de entre 8 y 12 hombres.


Este edificio que veis a mis espaldas es la casa del Gobernador y todavía está por construir; lo harán a finales del siglo XVIII y servirá para cuartel en la planta inferior, y la superior será su residencia y tendrá también capilla y sacristía.



Podréis acceder a la parte superior por una artística y elaborada escalera de caracol, que dará acceso a una amplia terraza que tendrá las mejores vistas para controlar cualquier intento de ataque y asedio a la ciudad.

No quiero aburriros más con explicaciones de las maravillas de esta fortaleza. Espero volver a veros por aquí. Ahora, si me lo permitís, me retiro a la cocina para prepararos las cebollas rellenas con que os obsequiaré en la cena.

¿QUÉ NECESITAMOS?



EMPECEMOS CON LA SALSA DE TOMATE

Para picar las cebollas uso un peine de púas

que para los que no tenemos mucha práctica en estos menesteres

ayuda un montón sin riesgos para los dedos y demás

Pues eso, el ABC, picamos dos o tres dientes de ajo y en un par de cucharadas de aceite los ponemos a la sartén

con calma y a fuego medio dejamos que se pochen;, añadimos el pimiento rojo, o verde, bien picado y seguimos cocinando

El tomate es de cosecha propia; utilizo un triturador que lo hace estupendamente. Separa piel y semillas. Antes lo congelaba en tapers de un solo uso; ahora lo hago en bolsas de cierre zip, son más baratas y muy prácticas

retiro la bolsa de plástico 

y descongela en poco tiempo; si tal le ayudo un poco con el microondas 


cuando veamos, agregamos el tomate triturado en cantidad suficiente, medio litro o así. A media cocción añadimos sal, un poco de azúcar por la acidez, el orégano y la albahaca.

Y AHORA CON LAS CEBOLLAS Y EL RELLENO

Las cebollas son de la variedad "chata" que se cultiva en la zona de Miño. Bueno, y yo también, estas son de cosecha propia. Como se ve en la foto, le rebano un trozo a modo de tapa.



Las vacío con cuidado, es una operación laboriosa, sobre todo si no es habitual, como es mi caso, y no tener herramientas apropiadas. Lo hice con una cuchara pequeña, un cuchillo de mesa, (sin punta) y con bastante paciencia.


tuve suerte, no rompió ninguna. Reservé los trazos

No tengo pimientos del piquillo propios, pero sí tengo morrones rojos; frío en aceite unas tiras, medio pimiento grande

 y cuezo también unos huevos, tres en este caso. 

Pico a cuchillo las tiras de pimiento frito y los huevos cocidos

desmenuzo el bonito o atún, unos cien gramos en este caso

le añado dos o tres cucharadas de salsa de tomate 

mezclo todo en un bol


elijo una tartera con un tamaño ajustado a las cebollas. Así no tienen opción a moverse. Además del ahorro de aceite

relleno las cebollas

bien completitas como se ve

pongo aceite suficiente para que cubra las cebollas hasta la mitad aproximadamente. Cuando esté bien caliente introduzco las cebollas con la tapita puesta

al cabo de unos 10 minutos les doy la vuelta para que se doren por los lados

las pinzas de pala ancha ayudaron a que no se estropeen al manipularlas

 retiro las cebollas de la tartera y reservo

Retiro también parte del aceite que he utilizado para dorar las cebollas. En la poca cantidad que dejo, añado los trozos sin picar de cebolla que he reservado del vaciado; 

las pocho bien y le añado un buen chorro de vino; dejo otro rato para que se evapore el alcohol,

podría ser cerveza o sidra, pero en este caso uso un vino específico para cocinar; tiene una graduación alta y el color y sabor recuerda a vino tostado


coloco las cebollas en otra tartera similar en tamaño a la anterior

añado la salsa de tomate

y los trozos de cebolla pochada. También un poco de agua hasta cubrirlas. Dejé cocinar algo más de una hora vigilando que no se quemaran




Y aquí está el resultado, el sabor mejor que el aspecto 
¡¡que ya es decir!!

La frase o el dicho:
CADA QUEN QUE BUSQUE A SÚA CEBOLA PARA CHORAR
Y no me puedo resistir a esta otra:
 A LÁGRIMAS DE CEBOLLA Y CARICIAS DE JUMENTO, MUCHO TIENTO

Nada más amigo, solo me resta darte un consejito: ¡por favor, ríndete! no tienes escapatoria, estás rodeado,  ¿no sientes mis brazos dándote un abracito? pues eso, un abracito

Fotos propias.

2 comentarios: