martes, 14 de junio de 2011

HOUSTON, TENGO UN PROBLEMA (II)

En la entrada “HOUSTON, TENGO UN PROBLEMA” que publiqué el día 4 de junio pasado, proponía como curiosidad el seguir paso a paso la cría de pollos en casa, los tradicionales pollos de corral. Para ello empezaba pesando 6 pollos elegidos de forma aleatoria y, según la tablita de Excel, controlaríamos cada semana el peso. Pues bien, para que el control del consumo de pienso y maíz sea más exacto, lo haré cuando se acabe el o los sacos de alimento. Me explico, los sacos son de  25 kg  y esperé a que se acabara el primero para hacer el control de peso. Eso fue ayer, 13 de junio, 12 días de permanencia ya que los traje para casa el día 1 de junio a última hora de la tarde. Vamos con las cuentas:
Empecé con 18 pollos pero eliminé a uno porque tenía una pata rota y no sobreviven fácilmente.   
25 kg de pienso se divide  entre 17 pollos resulta que, cada pollo se comió 1.470 gramos en doce días.
Sí repartimos esos 1.470 gramos entre 12 días, cada pollo consumió 122 gramos diarios.
Veremos que el promedio de aumento de peso por pollo es de 317 gramos en esos 12 días.
El rendimiento del pienso de engorde no está nada mal, pues dividiendo 317 entre 1.470 gramos  y multiplicando por cien resulta que es del 22 %
Si queremos afinar más, podemos saber el precio de ese peso ganado en 12 días, veamos:
El kg de pienso cuesta 0.6 € y, sí cada pollo se “tragó” 1,470 kg  resulta 0,88 €  por esos 317 gramos de engorde de estos primeros días. Veremos como cuando van creciendo varían estos resultados. En venideros controles de peso analizaremos más datos interesantes y los compararemos con pollos de granja.
Decir que, estos pollos cuando los compré, ya tenían bastante más de un mes y estarán algún mes más hasta que les llegue “su hora”. Los de granja alcanzan el peso adecuado, 2 kg aproximados,  a los  36 / 40 días.
Comenzamos con un "lavar y marcar" el gallinero antes de la sesión de peso:

El suelo se puso bastante marrón en estos doce días, eso quiere decir que

el "tránsito intestinal" de los pollos funciona perfectamente. Por cierto, hablando de la tontería de tránsito intestinal o del "bolo intestinal" que ya hay que rizar el rizo, me viene a la memoria la palabra  "CAGALLÓN" tan usada antaño aquí, en Galicia, y ahora ya en desuso, fijaros  si no en el éxito que tuvo el video del niño gallego  http://www.youtube.com/watch?v=lyLN1bKCujQ.
Todo el mundo asombrado por algo que era tan normal años ha

le añado por encima una capa de cesped recién cortado

y lavo y adecento los recipientes.


hago el "cero" para ajustar la balanza y comenzar la pesada

los pollos no pueden presumir de cerebro grande y por lo tanto, no tienen mucha memoria. No se acuerdan que no les pasó nada en la otra pesada

pero bueno, casi casi hago como el susurrador de caballos y los voy convenciendo para que se dejen

peso y anoto

y peso y anoto

se cumplen las previsiones

decir otra vez que no elijo los pollos, casi, casi cierro los ojos para agarrar o asir cada uno (que dificil es para un gallego no decir COJO o COJER )


y ya vamos por el quinto


y el último

aquí está la tabla de resultados. Se ven los pesos, rendimientos y gastos.


en próximos controles de peso comentaré la etiqueta de los componentes del pienso de engorde.
En años anteriores les di pienso entre 6 y 8 semanas para seguir a continuación  con maíz, trigo y otros cereales durante otras 12 / 14 semanas más. Los dedicados a la Navidad continúan unas semanitas. Ya lo iremos viendo.

La frase:
DESGRACIADO EL GALLINERO DONDE LA GALLINA CANTA Y EL GALLO CACAREA
(Anónimo)
y este otro también de autor anónimo:
CUANDO LA ZORRA PREDICA NO ESTAN SEGUROS LOS POLLOS





No hay comentarios:

Publicar un comentario