domingo, 16 de febrero de 2014

LA FELICIDAD

PRÓLOGO

Anteayer fue lo máximo para los súbditos de El Corte Inglés, el día de los regalos que incluyen el "cheque regalo" por si no aciertas con lo que le priva a tu partenaire del momento. 
Hoy, día 16 de febrero de este año, 2014, vuelvo a leer la impactante noticia aparecida días atrás y, la verdad, nunca agradeceré lo suficiente a los políticos y, como no, a los centros comerciales, sus desvelos y preocupaciones por procurar mi bienestar y felicidad. 
Hoy quiero rendirles homenaje !!DE VERDAD!!

CAPÍTULO ÚNICO

Años ha circulaba un chiste, no muy gracioso él, cuyo argumento, que era un poco vulgar, decía más o menos así: "Se acerca un paisano a un confesionario en una iglesia y le dice al cura confesor: Padre, ¿es usted el que separa a las mujeres del mal?, si hijo, yo soy; y le contesta el paisano, bueno, Padre, pues me separa dos para este próximo sábado, que sobre las ocho de la tarde vengo a buscarlas"; 

 y yo, claro, desde esa premisa ¿errónea? al pensar que la felicidad estaba en esos sabadín, sabadete, ...., ahora, a estas alturas no logro olvidar el mensaje de ese mal chiste, pero hombre, viendo este tipo de noticias, al final me entra como un "nosequé" envidioso -con permiso de mi amiga la cultivada- de esos países que se preocupan de la felicidad de sus ciudadanos; fijaros, si no, en esta noticia aparecida en toda la prensa nacional, o sea, de "este país", en donde nos dice el jefe de gobierno Nicolás Maduro, que pone toda la carne en el asador para lograr que sus nacionales alcancen la felicidad,  y no sólo los sábados, como pedía el del chiste, si no todos los días de la semana que para eso los confesionarios de los viceministros son mucho más grandes que los del clero.
   

Y a ver, si yo ciudadano -o villano si vivo en una villa como es mi caso- de pleno derecho, me levanto un día cualquiera con el pie cambiado, y me doy cuenta, a tiempo, o sea, antes de la ducha, de que mi felicidad suprema hoy es contextual, o no, y pasa por que me quede un rato más encima del colchón, pues nada !hombre! una llamadita al viceministro del ramo, al encargado de hacerte feliz,  y le pides que llame a tu jefe y que te disculpe por no ir hoy al trabajo: mira chico, que este ciudadano hoy no está por la labor y que no te va a trabajar; ya, si eso, mañana veremos como anda de ánimo....., y es que, claro, lo primero es lo primero, ya sabes, la felicidad suprema, la felicidad "SIN GATILLAZOS" 

Ya Torrente, -Gonzalo, el nuestro, el gallego, el de siempre- nos alerta en su Crónica del Rey Pasmado las desavenencias y demás, que pueden acarrear los gatillazos, porque claro, un gatillazo es un enorme enigma ya desde el siglo XVII, el siglo de los Austrias menores, que, pobres, andaban de gatillazo en gatillazo sembrando dudas entre los cortesanos, los hábitos y las madans a ver si eso, un gatillazo, es o no es un pecado mortal o menos, o sea, venial. Y es que llegando a este punto, yo me pregunto: la ciudadanía que sufre las consecuencias de un gatillazo, o más, ¿quién se lo subsana para restituirle esa falta de felicidad suprema? ¿un viceministro? ¿un funcionario dedicado a esos menesteres a jornada completa?, no se, no se como harán esos reponedores de felicidad y/o subsanadores de alcoba;


aunque si te digo la verdad, yo no me preocuparía mucho sobre las consecuencias que acarrea en ellas el tema ese de los gatillazos,

porque a la vista de esta noticia-estudio, si uno de esos "daños colaterales" del susodicho  gatillazo es el aburrimiento y demás, no sufráis, queridos ciudadanos machos (pero menos en caso de gatillazo reiterativo), que ellas, con su gran capacidad en desarrollar eso de la multitarea, veréis como son capaces durante un acto, o ese acto, de entretenerse, bien haciendo la lista de la compra, bien pensando en que mañana no se me olvide limpiar la lámpara que está que da asco y ya, en el último gatillazo sufrido y/o padecido, me hice el propósito de limpiarla, o bien cuando "este pesado" acabe de fumar, quedar con tal o con cual, y ver si le doy puerta.  .......

Ahora bien, viendo esta lista de servicios de una pelu de cualquier barrio, está claro que para gestionarla es más que necesaria esa cualidad multitarea propia de las mujeres  para memorizar todo este tinglado. Fijaros, llega un o una clienta vip y te pide una cera media, o sea, a la mitad, y a ver, ¿cómo y cuáles son los pelitos elegidos?;  ¿y lo de la pintura?, yo que siempre pensé que el gotelé era lo más, y aquí, en este repertorio, ya veis, te pintan a la francesa en un pis-pas.

Las pelus nuestras, la de los hombres son  mucho más sencillas, mucho más adaptadas al desarrollo del cerebro masculino que, como vimos en el estudio ese de la multitarea, es lo que es. Nosotros, los hombres, te somos más del "completo", me refiero, por supuesto, al depilado.

Claro que, si profundizamos un poco en esto de las pelus, cuando todavía eran barberías, y además de lavar y marcar, te sacaban una muela o te hacían un sangrado, el asunto ya no era tan fácil, sobre todo cuando en el siglo XVIII, el rey francés Luís XIV puso de moda las pelucas. Cuentan las crónicas de la época que llegó a tener un equipo de 40 peluqueros que diseñaban sus pelucas en el palacio de Versalles. 

Algunos historiadores sostienen que los usuarios de estas pelucas imposibles se afeitaban la cabeza, otros, sin embargo, hablan de que en el bajo cubierta había nidos de piojos, pulgas, liendres, y demás habitantes de estos inhóspitos e insalubres lugares a los que se accedía con una varilla de marfil, o cualquier material noble, para rascarse y calmar los picores de esos bichos tipo ladilla o similar. 

Pero, amigos, la historia es un vayven, un péndulo normal, o de Foucault, como tu quieras, al final todo se repite y aquí tenéis la prueba: varios cientos de años después, volvemos a las pelucas y

además, pelucas con bicho, con cucarachas, como las de antaño; 

digo cucarachas porque así le llaman los informáticos a estos chips, aunque para decir verdad,
dada su próxima futura ubicación, más acertado me parecería llamarles ladichip  o louse punto com que cucarachas, porque ya se sabe, estas salen de debajo de abajo y en este caso no es el caso.
Volviendo al tema que nos ocupa, que no es otro que el de las pelucas inteligentes,  tiene gracia que para despistar le vayan a llamar SMARTWI,  porque con ese nombre parece ser que la ha patentado su fabricante Sony. 
La peluca Sony Smartwig estaría equipada con distintos tipos de sensores que ofrecerían a sus usuarios diferentes funciones,  como un GPS que sería capaz de indicar mediante vibraciones características la dirección que tendría que tomar para llegar a tu destino. Dicen que también podrías interactuar con distintas aplicaciones como por ejemplo activar una presentación en Power Point y pasar diapositivas tocándote ahí, en la peluca hombre.
También sería capaz de monitorear la actividad cerebral y cardíaca así como grabar en audio y video todo lo que nos fuera agradable y quisiéramos recordar en otros momentos. La patente abarca también funciones que parecen extraídas de historias de héroes como Supermán o similar, ya que te podría avisar de posibles obstáculos cuando te desplaces en la oscuridad. En fin, un montón de posibilidades que hasta hace nada eran inconcebibles incluso para las sociedades más avanzadas, como la rusa, que nada más enterarse de esta patente, se apresuró a  lanzar este comunicado:
Это гораздо лучше изобретение, которые сжимают с крыльями, так как вы можете делать все, как играть в теннис, Верховая езда, полеты на параплане, и т.д.

o la sociedad china que, si te fijas bien, quiere decir más o menos lo mismo que la rusa:
這是一個更好的發明,因為你能做的一切,如何壓縮帶翅膀玩網球、 騎馬、 滑翔傘,等等。

Amigos, visto lo visto, esto ya es imparable y no desde ahora, si no ya desde que 

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor
el Rey francés, Luís XIV puso de moda las pelucas, estaba claro que lo que había y lo que vino después era todo lo mismo, más de lo mismo. De todas las maneras, permitirme que diga, viendo lo que veo !VER PARA CREER! y también, viendo lo que veo, ¿verdad que da la impresión que este Rey no le caía muy bien a su propio pintor? 
Pues eso, menudos pelos, pero también te digo que:
Todo lo bueno en esta vida DESPEINA: hacer el amor, saltar, bailar, reir a carcajadas, correr, besar; por eso, ojalá vivas toda tu vida con tu pelo hecho un desastre.

También DESPEINAN los abracitos ¿verdad?, pues eso, un abracito

Y como PD, o sea, post data, atrévete con Palito Ortega, año 1977, año en el que  multitud de gente fue feliz



No hay comentarios:

Publicar un comentario