domingo, 23 de noviembre de 2014

MERLUZA RELLENA DE GULAS Y GAMBAS

A estas alturas ya he perdido la esperanza de aprender a distinguir entre ración y porción en esto de la comida diaria de cada uno, y está claro que es un aspecto que tendría que estar regulado tanto o más que el "sistema métrico decimal", es más, las mesas de los comedores en los restaurantes y en nuestras propias casas, deberían pesar de forma automática los platos que nos vamos a comer. 

Otra solución sería que las sillas fueran sillas-báscula y así poder "estar pesados" desde antes de empezar a comer hasta después de terminar, claro que no valdría hacer trampas yendo al baño ni demás; de este modo podríamos controlar lo que dicen que nos dan y lo que comemos de verdad.

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor

Volviendo al lío de las raciones y porciones, imaginaros que fueran la misma cosa y nos atuviéramos a los consejos de esta pirámide en donde solo hablan de las primeras, las raciones, y sumáramos todas y cada una de ellas que recomienda comer en un día.

cortesía del Dpto. de Nutrición. Facultad de Farmacia Universidad Complutense de Madrid

Vistos los pesos de esta tabla, es evidente que los de la pirámide se refieren a porciones y/o piezas como es el caso de la fruta.


Cuento todo esto a raíz de haber leído esta noticia aparecida días atrás en el diario La Voz de Galicia, que dice que cada español consumimos una media de 26 kilogramos de pescado en nuestras CASAS; subrayo lo de casa porque a estos kilos habrá que sumarle las sardiñadas del verano, las raciones de pulpo en la Pulpeira de Melide, los calamares a la romana del Copacabana, ......
Si dividimos los 30,3 kilogramos que nos atribuyen a los gallegos entre los 180 - 200 gramos por ración -que es lo que deben pesar según la tabla anterior- nos da entre 150 y 170 raciones año que no está nada mal como ejemplo de alimentación sana y adecuada. También le atribuye a esos 30,3 kilogramos de pescado un valor de compra de 198,9 euros que viene a ser 6,5 euros de media por kilogramo de pescado o marisco consumido en casa; si también dividimos estos 198,9 euros entre las 150 raciones, nos da algo más de un euro por ración

siguiendo con la noticia, vemos que los jubilados nos llevamos la palma en esto del consumo de pescado ¿será porque andamos mal del estómago y tenemos que alimentarnos a base de cosas ligeritas?.

De todas las formas, 26 kilogramos por español multiplicado por los 45 millones que somos nos da la friolera de algo mas de un millón de toneladas, o sea, 1.170.000.000 -mil ciento setenta millones de kilogramos de pescado- que ya hay que lanzar veces el anzuelo a ver si pican.....

Bueno, pues para hacer boca y no desmerecer de las estadísticas, os cuento como me fue con la receta de MERLUZA RELLENA DE GULAS Y GAMBAS.

Empiezo con los precios: incluyo el total del peso de la merluza -dos piezas-, 3,3 kilogramos, pero hay que descontar el peso de las cabezas -400 gramos-; las gambas,  también a su peso -600 gramos- hay que descontar 80 gramos de agua al descongelarlas. En total sumaría algo más de cinco kilogramos, que redondeando, serían alrededor de 500 gramos por plato en total. 

como es habitual, compro el pescado en la pescadería  Tenreiro de Santa Cruz, Oleiros

no falla en calidad y precios

por eso siempre tiene una clientela fiel....;

hoy las merluzas son del tamaño adecuado para que quepan en la bandeja del horno de casa; el peso ideal ronda el kilo y medio o quizás un poco más; el precio está a 13,8 euros el kilogramo;

compré dos con un peso total -incluidas las cabezas- de 3,3 kilogramos; las prepararon en la pescadería y me las llevé para casa, ya limpias, abiertas y sin espinas, en una caja de poliespán, que es el mejor transporte, no se doblan, no llevan golpes como si fueran en una bolsa y se mantienen frías. 

Ya en mi casa, para manipularlas las coloqué sobre un film transparente y de este modo, no manchar ni dejar olores por ahí; 
como primer paso las salpimenté ligeramente. 

Empiezo rehogando con calma una cebolla grande cortada en aros gruesos,

a continuación añado los pimientos rojos

las gambas y las gulas las he retirado previamente del congelador

para que se descongelen y así poder eliminar el agua, sobre todo de las gambas. 

llegado el momento, las preparo como si fueran al ajillo pero sin cayena (no me atreví con ella)

luego le añadí las gulas, una vuelta y ya están

distribuyo una mitad en cada merluza

que como se ve, es más que suficiente; 

para cerrarlas uso palillos distribuidos en dos filas; 

los de la parte interior son los que sujetan de verdad la merluza, y los del borde evitaron que se saliera el relleno

mientras preparé las merluzas, freí patatas cortadas en rodajas un poco gruesas

me hubiera gustado hacer todo esto en una fuente de barro pero como se ve, todavía esta del horno resulta un poco justa de tamaño

menuda, esto sí que está bien rehogado, ya me lo comía así !!

lo distribuyo bien en la bandeja

y ya solo resta añadirle un buen vaso de vino albariño

pues dicen "los manuales" que la calidad del vino influye en el resultado final -por mucho que se evapore el alcohol-

veinte minutos aprox. al horno a 180 ºC -calor arriba y abajo- son suficientes 

para este espectacular resultado;

para trasladar la merluza a las fuentes sin que se abrieran o algo así, utilicé dos espátulas; les saqué los palillos ya en las fuentes, antes de cortarlas

como dije antes, en su punto !!de verdad!!

para cortarlas utilicé un cuchillo de buen filo; no se deshicieron ni se abrieron; de cada merluza hice 5 porciones que vienen siendo alrededor de 300 gramos de pescado por cada una de ellas


y aquí lo tenéis, un plato de fiesta, !de domingo!

..... y decía el pescador: "Señor, haz que pesque un pez tan grande, tan grande que no tenga necesidad de mentir"....

Y nada más, amigo, solo resta decirte que debes rendirte, no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos? pues eso, un abracito.

QUE MI MADUREZ O EXPERIENCIA NO ME CONVIERTA EN UN INSOPORTABLE Y PATÉTICO  SABELOTODO

1 comentario:

  1. ¡Qué buena pinta!
    Sin duda, un plato exquisito.
    Un abrazo tío.

    ResponderEliminar