martes, 1 de septiembre de 2015

MINICUNA GEMELAR

Uno de los mayores misterios de la vida es llegar a entender "CÓMO EL CHICO QUE NO ERA LO SUFICIENTEMENTE BUENO PARA CASARSE CON MI HIJA, PUEDE SER, Y ES, EL PADRE DEL NIETO MÁS INTELIGENTE DEL MUNDO" (Proverbio Judío)

Aunque también hay otro dicho que dice:

 "DIOS DESCANSÓ EN EL SÉPTIMO DÍA PORQUE SUS NIETOS ESTABAN FUERA DE LA CIUDAD"

Hay más dichos y proverbios dedicados a nietos y abuelos, pero hoy no es el mejor día para escribir mis historietas; hoy toca celebrar por todo lo alto el hecho de ser un abuelo aprendiz de carpintero y, ¿humildemente?, poder contribuir al bienestar de los nietos; !eso!, que se sientan cómodos, que descansen bien y DUERMAN mejor.
Los que me seguís sabéis de mis incursiones y pinitos con la madera (más madera, !!es la guerra !!) y, de hecho, el motivo primero de este blog fue el poder publicar y enseñar cómo había hecho las cunas, el cambiador y el armario para Paloma. Vamos a hacer memoria:


La minicuna, pensada para los tres primeros meses de vida del bebé, tiene una base del colchón que mide 80 x 35 centímetros. 

El título del post con el que publiqué este trabajo es 
"CÓMO HICE UNA MINICUNA (para mi nieta)"

Al mismo tiempo hice un "cambiador" con cuatro cajones y tiradores infantiles con la silueta de un oso. 

la medidas son 950 x 850 x 450 milímetros (ancho, alto, fondo)
El post del cambiador se titula:
"CÓMO HICE UN CAMBIADOR (para mi nieta)"

El armario fue un capítulo importante; de dos puertas y seis cajones

el interior ya lo veis, cuatro colgadores y estantes en cada cuerpo;

a dos de los cajones les hice divisiones para así organizar mejor su interior.
El título del post con el que publiqué el armario es:
"CÓMO HICE UN ARMARIO (para mi nieta)"

Por último, hice la cuna de "mayor" 

la reglamentaria, la de 120 x 60 centímetros
Este trabajo lo publiqué con el título:
 "CÓMO HICE UNA CUNA (para mi nieta)"

Todo este "mobiliario" lo laqueé a pistola con laca NC, o sea, nitrocelulósica, y también publique un post dedicado a ello titulado:
"LA AVENTURA DE LACAR, PINTAR O BARNIZAR"

Bueno, amigos, pues ahora, cuatro años después, Paloma, la primera nieta, ha tenido un hermano, Gonzalito, mi segundo nieto, que es el heredero natural de toda esta colección de "mobiliario infantil", ya que están impecables todos ellos.

Y en este mes de agosto, el día diez, Noelia y Alfonso han tenido dos mellizos, Carlota y Pedrito, dos nietos más. Para ellos he preparado otra "colección" de muebles y, como es de suponer, la minicuna gemelar, que es la que os voy a enseñar a continuación, es la que inicia esta serie 

Esta foto es lo que me dio mi hija Noelia para empezar a trabajar. Como veis, el balancín quedó descartado desde le primer momento por que lo que voy a hacer es una cuna doble de ancho, e imaginaros, la medida que tendría que tener el radio del patín del balancín de la cuna gemelar. También, al ver la foto, interpreté que el acabado final sería como esta, barnizado. Por eso, preparé todo con madera maciza. Si desde el principio hubiera sabido que el acabado iba a ser laqueado, pues eso, hubiera hecho todo con tablero DM (media densidad).

Para preparar el boceto, esbozo diría yo, busqué proporcionalidad de ciertas medidas de la cuna con las medidas standar de la silla -alto y ancho de la banqueta- que está a su lado.

Este dibujo a mano alzada es el que abre camino a las medidas definitivas

En este otro dibujo que hice ayudándome del Office, especifico el tipo de madera que voy a utilizar: tablero de madera de pino de 18 mm de espesor, listones de 25 mm de ancho y 10 de espesor para los remates y entremedias de los dos tableros, y listones de 25 x 25 mm para las cabezas de los tableros. Los listones de 25 x 10 sobresalen 7 mm de los tableros y es que así se aprecia en la foto de la cuna y silla.

Ya con una idea más o menos clara, y como era poca cantidad de madera, en vez de comprar en el almacén de siempre, me acerqué a Brico Depot. Este tipo de exposición de los artículos te da opción a mirar, tocar, medir, pensar, ...... y todo ello sin molestar ni que te moleste nadie. En un almacén de venta a profesionales de la carpintería, es normal que te veas obligado a ir casi a tiro fijo, con las ideas claras,  ya que no está casi nada a la vista.

Ya veis, el surtido es grande en general, y también en tableros de pino de 2 metros de largo y 18 milímetros de espesor, que es lo que voy a utilizar. Sale el m2 a 15 € aprox.

Bueno, pues con todo esto aclarado, es hora de decidirse y marcar para empezar a cortar;

uso el carro de la circular para escuadrar,


también corto los tableros a lo largo con los dos anchos: 18 y 12 centímetros 

Con un transportador y un falso escuadro, marco el ángulo del tablero de la "proa" de la cuna

y este ángulo lo traslado al carro de la circular

ahora ya es coser y cantar
una vez cortados los tableros, empiezo con los listones de las cabezas

que, la final, decido darles la misma medida que la de los tableros, 18 mm


Adelantándome un poco, hago una prueba de cómo van a quedar los tableros, los listones de cabeza y los de entremedias de los tableros.

Al tablero del lado "trapezoidal" le doy el corte a 45º


y ya empiezo a montar los cuatro lados. En esta foto se aprecia el sistema que elegí para ensamblar los tableros; pude haberlos superpuesto pero me pareció que este sistema, el usar un listón, es más versátil, más fácil.

Acabado el montaje de la parte inferior, compruebo que esté perfectamente a escuadra midiendo las diagonales, ya sabéis, tienes que medir lo mismo.

Preparo los listones de 25 x 10 mm que van en medio de los dos paneles,

los encolo con cola blanca y los clavo directamente con puntas de alfiler, ya que van a quedar ocultas, las puntas, al montar la parte superior. 


A continuación armo el panel superior, el de 120 mm, con el mismo sistema que utilicé con el inferior, el de 180 mm.

Tenía pensado utilizar espigas para ensamblar los dos paneles, pero al final me decanté por usar tornillos rosca madera, largos eso si,  pero me pareció que con este sistema podría controlar mejor todo el montaje


los tornillos son de 130 mm; con una broca del mismo diámetro que la cabeza de tornillo, profundizo un poco para introducir el tornillo un par de centímetros dentro del taladro 

Además, con el listón superior quedarán ocultos todos los taladros -tres por cada uno de los cuatro lados-

y este es el aspecto que tienen las dos partes ya ensambladas - a falta de colocar los listones, arriba y abajo, como el del medio de los dos paneles

para ocultar las cabezas de los tornillos de ensamblaje, preparo unas láminas de madera de 25 mm de ancho por dos de grueso, que pego con cola de contacto

y así queda después de hacer lo mismo en los dos lados de cada una de las cuatro esquinas, perfecto ¿verdad?

Bueno amigos, si he decidido no poner balancines a la cuna ¿en qué he pensado para sustituirlos?, además, así, sin nada, estaría el colchón casi casi a ras de suelo. Por la forma de proa de barco, unas velas al viento no le vendrían mal, pero no es el caso. Lo más acertado para mi, es diseñar un "chasis" que eleve a la cuna y al mismo tiempo colocarle ruedas

hacer algo así, similar a esto
decido hacer una prueba, pero estilizando un poco los soportes de las ruedas.
Empiezo estas, las ruedas, a ver que tal;

con sierra de calar o con la sierra de cinta no se consiguen buenos resultados en darle la forma completamente circular. Empleo una fresa pero con la limitación del diámetro, que es de 10 centímetros, no tengo de más

Dibujo la forma que le voy a dar a los soportes-eje de las ruedas

y los "vacío" con sierra de calar

primero uno

y el segundo ya es coser y cantar "......la larala lalita, barro mi casita....."

a continuación monto los dos listones que van a sujetar el "seudo chasis"

y aquí está, montado de forma provisional, y al revés, para ver como queda

Empotro los cuatro tojinos, aptos para tornillos de métrica 6- que son con los que se van a unir las dos partes: la cuna propiamente dicho y el carrito con las ruedas

enrosco cuatro tornillos a los que les he cortado la cabeza, y marco para taladrar los dos travesaños

y aquí está, ya atornillado. Tengo que comprar tuercas de palomilla y sustituir estas.

Utilizo el mismo tipo de tojinos para sujetar las ruedas, contando con que esta cuna no va a efectuar "grandes desplazamientos rodados"

Para lijar las ruedas, y dejarlas "patenadas", utilizo el taladro a bastantes revoluciones; con este sistema la lija hace milagros.

Amigos, la edad no perdona, ¿cómo es posible el haberme olvidado?. Pues si, no hice fotos de cómo medí, dibujé y aserré los cuatro soportes para colocar los torneados. En un folio hice el dibujo a mano alzada, dándole la forma que quería; después de la primera, las otras fueron por copiado. Me costó bastante trabajo el igualarlas y lijarlas.

sobre todo la parte redonda

antes de montarlos, les hago un taladro para después poder atornillar el torneado.

y en esta foto se ve como los sujeté, dos espigas a cada uno de los soportes y algo de cola blanca.

El torneado lo sujeto con tornillos de los llamados de "ensamblaje".
Decir que los torneados los encargué a un tornero, ya que yo no tengo torno. Probablemente, y después de la aplicación de la laca, les ponga, a los tornillos, unos tapones.

Para el apriete en el momento del encolado, utilicé el "negativo", o sea, el recorte del aserrado.

En esta foto se aprecia perfectamente el como utilicé los sargentos para apretar los dos soportes al unísono.

El paso siguiente, como veis, es preparar los tableros, o sea, la propia cama de los bebés. Dudé si hacerlo de una pieza o de dos; al final me decante por esta última opción, por la sencilla razón de que todavía no estaba decidido de si un colchón o dos. Por esa razón tuve que añadirle al medio de la cuna, un listón para que sirva de apoyo a los dos tableros.

Ya me diréis cuál es la razón por la que se hacen unos taladros a estos tableros, ¿será por si los pises son tan abundantes y copiosos que los pañales, esos tan super absorbentes, no sean capaces de retenerlos? 

Bueno amigos, aquí está la parte superior de la "flamante" cuna gemelar lista para empezar con la lija y la laca.


Para esta ocasión me olvido de lo usado por mi hasta ahora, la laca nitrocelulósica, y me decanto por estos productos al agua, tanto la imprimación como el esmalte.

La aplicación es la misma, o sea, con pistola. El compresor es el clásico de todas las casas, el de tanque de 25 litros de capacidad y 8 kilogramos de presión -120 PSI-.

 Dos manos de fondo con lijado entremedias y tres manos de esmalte con mucha lija 



el colchón, al ser de medidas no standar, tuve que encargarlo en una tienda del ramo.




como veis, no me olvidé de comprar las tuercas de palomilla 


Y esto es todo, amigos, esto es la cuna gemelar que empecé a explicar en este post hace la friolera de 71 fotos.
Me falta un par de ellas aun por hacer, las que enseñen cómo queda la cuna cuando esté "vestida", y me falta, también, una encuesta para saber cómo gustaría más, si barnizada o laqueada.

Y hoy, un pensamiento antes del abracito:
"Todos hablamos de dejarle un mejor planeta a nuestros nietos......¿por que no intentamos dejar mejores nietos al planeta?

Ahora si, ahora un abracito



1 comentario:

  1. ¡Qué genial cuna!
    Ya estoy deseando conocerlos. Un beso grande grande.

    ResponderEliminar