lunes, 21 de enero de 2013

EL TIEMPO

Siempre fue una palabra inseparable, imprescindible  en nuestras vidas: A ver si nos vemos con más tiempo; ¿cuánto tiempo hace que no te confiesas?; es que no duras, no aguantas nada de tiempo en el tiempo; ¿qué tiempo hace por ahí?; tómate el tiempo que necesites;...... aunque el verdadero tiempo, quien lo marcaba de verdad era

MARIANO MEDINA
Él me enseñó lo que era una isobara, un anticiclón, una borrasca, un frente, cuatro palabras suficientes para interpretar el mapa gris que se veía en la tele gris. Con él ya no pensé que a veces "la humedad relativa es más bien absoluta". Con él, este país (antes España) pasó del frente de la Batalla del Ebro al frente borrascoso que nos amargaba el fin de semana. Aquí, en el noroeste peninsular, por donde entra habitualmente esa borrasquita que nos conserva todo tan verde,  siempre fuimos muy de Mariano y hasta el paisanaje del agro empezó a dar esquinazo a "El Zaragozano" para dejarse aconsejar por sus predicciones. ¿Qué vas a hacer este finde? no, nada, sembrar unos ajos, que dice Mariano que ya es tiempo. Claro que según el dicho popular los ajos se plantan:
"Cuando la luna tiene cuernos de aguilanducho
o llueve poco o llueve mucho
o no llueve nada
o se queda el tiempo tal como estaba"
o sea, puedes sembrarlos en cualquier momento, que aciertas. Resumiendo, lo del chaparrón pasó a ser vintage y ahora lo in es hablar de  chubasco. Pero claro, si el chaparrón se sale de madre, o sea, mea que se sale del tiesto, la prensa, los "medios", tienen que buscar un nombre impactante, algo que asombre, que lo diferencie de los demás, como una denominación de origen, como si fuera un Ribera del Duero, para distinguir uno de otro. Por ejemplo, en los anuncios de adelgazantes siempre vemos un antes y

un ahora con una marcada diferencia que más parece una diferiencia. En estas dos imágenes podríamos aplicar otra vez la palabra tiempo, que es que no pasa en balde, pero precisamente con el antes y después "invertidos", con perdón. Bueno, y hablo tanto del tiempo y como le llamamos ahora, porque desde hace un par de años apareció la palabrita CICLOGÉNESIS, !Jesús! si parece el fin del mundo y eso que aun no le añadí lo de EXPLOSIVA. Hombre, hay un antecedente explosivo, y es de los años 80, cuando el inolvidable y todavía y siempre emocionante

TINO CASAL le cantaba a ELOISE 

"Es un huracán, profesional, que viene y va,
buscando acción, vendiendo solo amor.
Aniquilar, pasar por encima del bien y el mal,
es natural, en ella es natural"
.............................. 

aunque tan impactante es el poema que el poeta mexicano Renato Leduc dedicó al
TIEMPO
Sabia virtud de conocer el tiempo;
a tiempo amar y desatarse a tiempo;
como dice el refrán; dar tiempo al tiempo…
 
que de amor y dolor alivia el tiempo.
Aquel amor a quien amé a destiempo
martirizóme tanto y tanto tiempo
que no sentí jamás correr el tiempo
 
tan acremente como en ese tiempo.
Amar queriendo como en otro tiempo
 
—ignoraba yo aún que el tiempo es oro—
cuánto tiempo perdí —¡ay!— cuánto tiempo.
Y hoy que de amores ya no tengo tiempo,
amor de aquellos tiempos, cómo añoro
la dicha inicua de perder el tiempo…


Pero, volviendo a lo de la ciclogénesis, está claro que esta denominación explosiva no se le ocurrió a un simple bachiller; esto vuela mucho más alto, esto huele a comité científico deliberando en horas difíciles, o sea, un poco después de una laconada carnavalesca, o algo así. Claro que, de estos comités, puedes esperar cualquier cosa sino cómo
explicas que al Mundo, que es redondo, le llamaron Planeta. Mira que insistía Galileo Galilei en esto de la redondez. Y menos mal que no es plano como pretendía la Sta. Inqui, que sino le llamaríamos Redondeta.

y no quiero seguir profundizando en los errores y contradicciones de la comunidad científica con lo cotidiano, pero solo una puntualización: años de lucha y millones invertidos para que todo lo que se mueve sea más aerodinámico, para que ofrezca menos resistencia y mira, todo lo contrario que el ser humano, en este caso  la sera humana (como diría la inolvidable ministra), que cuanto más curvas aerodinámicas, más resistencia ofrece, es que......  "as veces" me falta tiempo para aclararme.
Bueno, amigos, que este finde nos ha azotado la susodicha ciclogénesis explosiva y ha resultado un poco menos que aquellos temporales, los de siempre, los que movían y removían toda la arena de 
la playa de Riazor. Años 60, cuando a los grandes temporales imprevistos, se les llamaba GALERNA en todo el norte peninsular

Ahora, el tiempo, Riazor, La Coruña y yo mismo, son, somos otra cosa.

Pues nada hombre, que yo, viendo y mirando esta playa de Riazor, que lo es, sigo un ratito más con  Tino Casal para emocionarme otro poquito y enseñarme lo que es, pero de verdad, una ciclogénesis:

Donde quiera que va,
la bomba de Hirosoma está
a punto de estallar,
peligro no tocar,
sus pechos goma dos y nitroglicerina,
Eloise, Eloise, .............

...................................

Pínchala, hombre, sin miedo


Y ahora, antes de terminar, déjame darte un consejo desinteresado: por favor, ríndete, ¿no ves que no tienes escapatoria?, tu persona está rodeada por uno de mis abracitos.


Pues eso, un abracito









No hay comentarios:

Publicar un comentario