lunes, 21 de abril de 2014

HOMO SAPIENS-SAPIENS CABEZÓN

A ver, no es que me considere un experto en esto de la evolución humana, pero después de cuatro artículos -post's- dedicados al tema, (ver etiqueta "LA EVOLUCIÓN HUMANA) algo bulle dentro de mi al ver y leer ciertas noticias, y es que la tenemos clara los humanos; fijaros en este gráfico que tuve que componer para situarme y aclararme un poco en esto de la evolución de nosotros, los humanos


Como veis, el tema del crecimiento no sigue una progresión uniforme a lo largo de los pasados cuatro millones de años; la raya azul que tracé por encima de las cabezas, nos muestra unos altibajos tremendos que se suavizan con la rayita roja;

no olvidar que pulsando en una de las fotos se ven más grandes y mejor
este "nosequé" (digo así porque no se que me da llamarlo homínido o similar) es la representación de el más antepasado de nosotros, el AUSTRALOPITHECUS,  que se las trae el nombre, y según el esquemita anterior medía alrededor de un metro veinte, o sea, que en la mili, o bien desfilaba en la última fila o libraba por poca cosa; estuvo así, de esta guisa, un par de millones de años, sin decidirse a cambiar, y la verdad, por lo que expresa su cara, debía irle bien

después apareció el HOMO HABILIS, llamado así porque no tuvo mejor idea que inventar alguna que otra herramienta; ya hablé de el en otro post y, la verdad, digo lo que dije, que qué prisa había en inventar un martillo sin mango, un pincho esgallado, etc.; está claro que sin estos utensilios no se hubiera inventado el trabajo, y así nos va. Como se ve en el gráfico, creció un poquito, sobre 20 centímetros y, que quieres que te diga, no le vinieron mal para poder colgar cuadros y cortinas ya que todavía no se habían inventado las escaleras de tijera.

A mi, lo del HOMO ERECTUS, viendo esta papeleta de cónyuge, la verdad, me suena a chino, ahora bien, si lo dicen los libros, habrá que creerles; menudo estirón, llegaron a medir los uno sesenta y tantos.
Más tarde, hace ahora medio millón de años, apareció este homo que también poco tenía que agradecer a la madre naturaleza y, para más inri, parece ser descubrieron un trozo de él, una mandíbula, en un pueblo alemán llamado Hidelberg, de ahí le viene ese nombre impronunciable en vez de llamarle homo burgalés que es en donde está Atapuerca y en donde apareció el "Gran Miguelón"; esta buena gente cansada de no se sabe que, empezó a desaparecer hace ahora 200.000 años para dar paso al  


hombre de Neanderthal que aquí lo tenéis, todo pudoroso, se tapa las partes pudendas y, además, prohibieron taxativamente las playas nudistas; me tranquiliza el leer que no está considerado como un antepasado directo nuestro, sino que eran una rama paralela en el árbol evolutivo; como se ve, eran peludos, dicen que por el frío que pelaba en esos años que vivieron, aunque los humanos de ahora acumulamos todos los pelos que ellos tenían por todo el cuerpo, en las fosas nasales y en las orejas, oye, es que no paran de crecer en llegando a cierta edad. En lo de la altura, ya lo digo en el gráfico !menudo bajón!  

Con el homo sapiens ya fue distinto a todos los anteriores; esta buena gente daba gusto verla colaborando unos con otros, asociándose, formando partidos políticos, haciendo alguna guerra que otra, pero todo lo que hacían era de buena fe ya que el único fin era prepararse para dejar el camino expedito a sus descendientes, o sea, a nosotros. Durante su existencia, como ya escribí en otro post dedicado a ellos, se inventó el baile agarrado, aunque aquí, en esta foto, salió movida porque estaban bailando la yenca, ya sabéis, izquierda, izquierda, derecha, derecha, adelante, atrás, un, dos, tres, ....; también es de resaltar lo que crecieron con respecto a sus antecesores, 20 centímetros del ala, refiriéndome por supuesto a la altura porque en lo otro, como se ve, seguimos igual.

Escribí todo esto para poder llegar a la conclusión de que en estos cuatro millones de años hemos pasado por seis "estados evolutivos" que nos ha supuesto el lograr ponernos de pie y crecer en altura alrededor de 60 centímetros, o sea,  algo más de 23 pulgadas, que significa  un 50% en relación a la estatura del AUSTRALOPITHECUS,  que no está nada mal para esos millones de años. 
¿Y el cerebro? ¿qué le paso al cerebro de todo este personal?, os cuento:

Viendo esto, permitirme que use la exclamación propia de los de mi tierra: !!MANDA CARALLO!!, y es que no es para menos;


  fijaros, el homo primero, el australopitecus tenía un cráneo con una capacidad de 440 centímetros cúbicos, o sea , un poco más de una lata de cerveza de esas que llamamos "un tercio", por lo de los 333 centímetros cúbicos. Ya lo veis, pasito a pasito, en un par de millones de años nos pusimos los habilis en los 630 centímetros cúbicos que nos dio para inventar el martillo y el desatornillador que también se utilizaba como atornillador. Lo del erectus no fue como para echar las campanas al vuelo, pero bueno, no dejó de ser un logro que ya empezara a pensar en eso (y en lo otro). El neandertalis se salió de la lista pero, igual que en lo de la estatura, parece ser, fue sin querer. 


Y, por fin, llegamos al sapiens moderno que con sus 1.450 centímetros cúbicos se hace merecedor de la susodicha exclamación, y es que !manda mucho carallo! tener un cráneo con capacidad para, asombraros, !más de cuatro cervezas! que, echando las cuentas nos sale un crecimiento que casi cuadruplica al del homo primero.

Y amigos, ahora, llegados a este punto, os preguntareis ¿a que viene todo esto?, pues vais a ver:


Dice esta buena gente, me refiero a los astrobiólogos de la Universidad de East Anglia del Rino Unido, que podemos seguir aquí, en La Tierra, "OTROS 1.750 MILLONES DE AÑOS, POR LO MENOS", y claro, los de bachiller de los sesenta, si algo aprendimos fue la regla de tres simple (con la compuesta no me atrevo); 
Veamos el "planteamiento":
Si en cuatro millones de años hemos aumentado de estatura 60 centímetros ¿cuánto aumentaremos en 1.750 millones de años?
Y, si en cuatro millones de años hemos aumentado la capacidad craneal en 1.010 centímetros cúbicos ¿cuánto aumentará en 1.750 millones de años? 
Veamos la solución:
4 millones es a 60 centímetros 
1.750 millones es a X centímetros
"pasamos todo a metros" y nos da
1.750 por 0,60 dividido por 4 = 262,5 metros

4 millones es a 1.010 centímetros cúbicos
1.750 millones es a X centímetros cúbicos
"pasamos todo a litros" y nos da
1.750 por 1,010 dividido por 4 = 442 litros

¿Veis ahora por que el post lo titulo HOMO SAPIENS CABEZÓN?

Está claro que si el cambio climático, ese con el que nos amenazan, no lo remedia, dentro de esos 1.750 millones de años, el HOMO de ese momento medirá alrededor de 262 METROS DE ALTO y su cráneo tendrá UNA CAPACIDAD DE 442 LITROS 
!!JESUS!!, 442 litros son 1.326 cervezas, o lo que es lo mismo, 


15 barriles de estos, de 30 litros; ¿creéis que es viable un homo con este CABEZÓN? Yo, sinceramente, creo que no; con ese peso allá arriba, un simple golpe de viento te elimina el ERECTUS, ese que tantos millones de años te costó alcanzar, en un pis-pas. 

La frase:
CUANTO MÁS GRANDE LA CABEZA, MÁS GRANDE LA JAQUECA 
(y yo me pregunto: ¿cómo será la aspirina para entonces?)

Amigo, hoy más que nunca me veo obligado, aunque sea a la fuerza, a darte un consejo: Por favor, que el tiempo se acaba, !ríndete de una vez! no tienes escapatoria, ¿no sientes tu persona rodeada por uno de mis abracitos?, pues eso, un abracito

3 comentarios:

  1. Jajajajaja, ¡menuda reflexión!
    Sigo haciendo cálculos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque parezca increíble, es una simple regla de tres y no hay que descuidarse, el tiempo se nos viene encima.
      Un abracito

      Eliminar
  2. Creo, Miguel, que no has tenido en cuenta los recientes estudios llevados a cabo en la Universidad de Riverside West según los cuales el proceso evolutivo humano no es lineal, sino pendular, conclusión a la que se llegó observando el Péndulo de Foucault en la Casa de las Ciencias construida por los aborígenes de unas lejanas tierras conocidas como Galicia.

    Parece ser que, siempre según esta teorìa científica de la prestigiosa universidad de Riverside West, el máximo de nuestro proceso evolutivo se alcanzó el 4 de febrero de 1962, fecha en la que se inició la Era de Acuario, y, desde entonces, estamos en un proceso regresivo que nos devolverá, poco a poco eso sí, a la era de las cavernas.

    ¿Cuánto durará ese proceso regresivo? Imposible de calcular ya que se ha detectado en Occidente, concretamente en Europa y cuanto más al occidente peor, una fuerte aceleración en el proceso de degradación hasta el punto de que hay zonas, como ocurre con ese conjunto de tribus que conocemos como España, en el que el analfabetismo funcional ronda alarmantes proporciones.

    En todo caso paciencia y, para no liarnos, bebamos cañas.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar